Solo el 38% de los directivos cree que la economía regional mejorará en 2019, frente al 71% de 2018

Antonio López, presidente de Adimur, junto a Santiago Arias y Bartolomé Benítez,
PORTAVOZ - Archivo
Publicado 02/03/2019 11:59:56CET

MURCIA, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

El 38 por ciento de los directivos de la Región de Murcia cree que la economía regional mejorará en 2019, frente al 71 por ciento del pasado año, según se extrae de los resultados del IV Observatorio ADIMUR del directivo de la Región, recogidos por Europa Press.

Así se produce una brusca caída experimentada en las sensaciones positivas de los directivos para la economía regional del próximo año, pasando de representar un 66 por ciento en 2016 y un 71 por ciento en 2017 a un 38 por ciento este año.

El descenso contrasta con el incremento del pensamiento en los directivos de un comportamiento sin cambios de la economía murciana (44%) y el de un retroceso de la economía (14% frente al 6% de 2018).

El 41 por ciento de los encuestados piensa que el comportamiento del empleo en la Región mejorará frente al 66 y al 77 por ciento de los años anteriores, respectivamente.

Una caída que ha sido provocada por el aumento tendencial de los directivos que opinan que el empleo permanecerá sin cambios (40%), y por el extraordinario incremento de los directivos murcianos que creen que el empleo empeorará, al pasar del 3% de 2017 al 16 por ciento del 2018, según refleja el estudio.

Entre las medidas para reactivar la economía regional, los empresarios citan la mejora de la calidad de enseñanza premiando el esfuerzo y la relación formación-empresa, reducir la burocracia, incentivar la inversión en I+D+i, el desarrollo de infraestructuras como el Corredor Mediterráneo, el Plan Hidrológico Nacional, el AVE o el Puerto de El Gorguel.

Y es que la falta de infraestructuras es la cuestión que más preocupa a los directivos murcianos, le sigue el déficit hídrico, la economía sumergida y el sistema de financiación autonómica, además del paro, la formación, la crisis de valores, la corrupción, el gasto público o el tamaño de las empresas.

También la crisis catalana, de hecho, la gran mayoría de los encuestados (95%) se muestran preocupados en mayor o menor medida por ello, siendo la respuesta predominante que va a afectar bastante en la economía española (51%). El 34 por ciento opina que lo hará poco, mientras que el 10 por ciento asegura lo contrario, un 3 por ciento No sabe y un 1 por ciento responde que Nada.

Otras medidas para reactivar la economía, según los encuestados, la puesta en marcha de un sistema de evaluación de los empleados públicos, la reducción de impuestos o cotizaciones sociales, techo de gasto para todas las administraciones públicas, un coste energético más competitivo, atracción de inversiones mediante incentivos fiscales, mejora en la transparencia de las administraciones públicas, promover la estabilidad y competencia del sector financiero, incentivos fiscales a la internacionalización o la reducción de la pobreza y desigualdad mediante mayor gasto social.

Contador