Actualizado 16/06/2007 13:29 CET

27-M.- BNG y PSOE pactan en Vigo, A Coruña, Santiago y Ourense y posponen los acuerdos en Pontevedra y Lugo

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

BNG y PSdeG llegaron a última hora de ayer, e incluso en la madrugada de hoy, a principios de acuerdo para gobernar en los municipios de Vigo, A Coruña, Santiago y Ourense, y pospusieron las negociaciones en los casos de Pontevedra y Lugo, aunque bajo el compromiso de apoyarse mutuamente para alcanzar la alcaldía. En Ferrol gobernarán los socialistas con IU-EU, que disponen de mayoría absoluta y no necesitan del apoyo del BNG.

Las comisiones negociadoras del BNG y el PSdeG en Vigo cerraron el pacto de madrugada, tras casi seis horas de reuniones, aunque tendrá que ser ratificado y firmado por los candidatos de ambas formaciones políticas, Santiago Domínguez y Abel Caballero.

En el caso del BNG, sus cinco concejales tendrán responsabilidades en los departamentos de Cultura, Animación Sociocultural y Normalización Lingüística; Industria, Comercio y Turismo; Cascos Históricos y Patrimonio Histórico; Bienestar Social e Igualdad; y Deporte y Juventud.

Por su parte, los nueve ediles socialistas dirigirán las áreas de Urbanismo y Vivienda; Economía y Hacienda; Tráfico, Seguridad y Transporte; Educación; Servicios Generales; Medio Ambiente, Sanidad y Consumo; Gestión Municipal y Participación Ciudadana; y Promoción Económica y Empleo.

El alcalde en funciones de A Coruña, el socialista Javier Losada, y el candidato del BNG, Henrique Tello, consiguieron también ayer cerrar un pacto para gobernar en coalición los próximos cuatro años tras acercar posturas sobre el reparto de concejalías.

También los negociadores del PSdeG y del BNG consiguieron cerrar "un principio de acuerdo" en Santiago que incluye reparto de áreas para "un gobierno estable", de forma que hoy está totalmente asegurada la reelección del socialista Xosé Sánchez Bugallo como alcalde.

En Ourense, también se garantizó un "gobierno de unidad"tras anunciar el acuerdo al que llegaron en un "tiempo récord" para repartirse un total de 13 áreas, siete para los socialistas y seis para los nacionalistas.

Así, PSOE y BNG abogaron por un "gobierno de coalición y estable" que trabaje desde la "unidad" a partir de su estructuración en 13 áreas, siete en manos del PSOE, que se encargará de Economía y Hacienda; Urbanismo; Medio Ambiente, que incluye saneamiento, depuración y limpieza; Servicios Sociales, que abarca dependencia y participación ciudadana; Empleo y Promoción Económica; Educación y Universidad; y Servicios Generales y Recursos Humanos, que compete Personal.

Por su parte, el BNG tendrá la responsabilidad de Vivienda, Suelo y PERI Casco Histórico; Infraestructuras, con Perímetro Rural, Parques y Jardines y Peatonalización; Comercio, Turismo, Termalismo, Abastos, Mercados e Industria; Igualdad, Juventud y Voluntariado; Cultura, Deportes, Fiestas, Festival de Cine y Normalización Lingüística; y Seguridad Ciudadana y Movilidad, donde también figura Tráfico.

El bipartito de Ferrol estará encabezado por el socialista Vicente Irisarri como alcalde y, a continuación, habrá cinco tenencias de alcaldía, de las que la primera será ejercida por Yolanda Díaz, a quien seguirán tres miembros del PSOE y el quinto teniente de alcalde será, de nuevo, un representante de IU.

Además, en la Junta de Gobierno participarán cinco representantes socialistas, tres de IU y el PSOE gestionará cuatro de las grandes áreas de gobierno, entre ellas, Hacienda y Urbanismo, mientras que sus socios se harán cargo de las dos restantes.

DIFERENCIAS EN LUGO Y PONTEVEDRA

Por su parte, el PSOE y el BNG de Lugo decidieron ayer suspender hasta el lunes las negociaciones para intentar cerrar una coalición de gobierno, tras la falta de acuerdo con la que concluyó ayer la segunda reunión, si bien los nacionalistas "garantizaron" que hoy "cumplirán" el acuerdo marco suscrito por sus respectivas direcciones autonómicas para promover la gobernabilidad en los ayuntamientos en los que el 27 de mayo se saldó sin mayorías absolutas.

Uno de los principales puntos de fricción en la reunión de tres horas que tuvo lugar en el día de hoy radicó en la tenencia de alcaldía única que el Bloque plantea como "requisito imprescindible" para garantizar la estabilidad del gobierno y que recaería en su cabeza de cartel, Xosé Anxo Laxe.

También las delegaciones nacionalista y socialistas no consiguieron ayer avances en las negociaciones para un acuerdo en Pontevedra, aunque el PSdeG garantizó que votarán mañana la investidura del nacionalista Miguel Anxo Fernández Lores como alcalde.

Lores y Casal insistieron en que están trabajando para concretar el gobierno "equilibrado y estable" que Pontevedra necesita, y aseguraron que "se están produciendo aproximaciones" que, sin embargo, aún no posibilitan la firma del pacto, porque sigue habiendo diferencias de criterio importantes a la hora de establecer el reparto de las áreas de gestión municipal.