Actualizado 01/02/2010 19:23 CET

AMPL- Ayuntamiento Palma no derribará el monumento franquista de Sa Faixina y colocará una placa en recuerdo a víctimas

Calvo pretende que el monumento recuerde y reconozca a "todas las víctimas de todas las guerras, sobre todo, de la Guerra Civil"

PALMA DE MALLORCA, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Palma ha acordado no derribar el monumento franquista de Sa Faixina, dedicado al 'Crucero Baleares', sino que eliminará en las próximas horas todos aquellos elementos del mismo que supongan una "exaltación" de la revuelta militar, la guerra civil o la represión de la dictadura para sustituirlos por una placa redactada en castellano, catalán, inglés, alemán y francés para "no olvidar nunca los horrores de las guerras".

La alcaldesa, Aina Calvo, remarcó que, a partir de ahora, se pretende que este monumento recuerde y reconozca a "todas las víctimas de todas las guerras y, sobre todo, de la Guerra Civil", de manera que su mantenimiento suponga un "símbolo para no olvidar" y represente un "afán superador".

Concretamente, el texto, que se colocará en los próximos días, señala que "Este monumento fue erigido en el año 1948 en recuerdo de las víctimas del hundimiento del crucero Baleares, durante la Guerra Civil (1936-1939). Hoy es para la ciudad símbolo de la voluntad democrática de no olvidar nunca los horrores de las guerras y las dictaduras". El contenido de este texto se desprende de los diferentes acuerdos aprobados por unanimidad en el Pleno del Ayuntamiento desde 1998 y que aún no habían sido ejecutados.

Así lo explicó en una rueda de prensa Calvo, quien subrayó que el Consistorio ha adoptado esta decisión en aplicación de la Ley de Memoria Histórica y tras encargar un informe jurídico a los profesores de Derecho Constitucional y Derecho Administrativo de la UIB, Maria Ballester y Bartomeu Trias, respectivamente.

Para Calvo, la decisión de no eliminar el monumento responde a la "voluntad integradora" de la citada normativa, aprobada en 2007 en el Congreso de los Diputados y que es una Ley "igualadora de todas las víctimas, por lo que no reconoce a unas frente a las otras".

"Hemos querido que este monumento reconozca a todas las víctimas de todas las guerras y, sobre todo, de la Guerra Civil, mientras que también hemos querido recordar los horrores que se desprenden de los conflictos bélicos y hacer un reconocimiento a la convivencia democrática, que pasa por la eliminación de todo elemento que suponga una exaltación de la dictadura y la guerra", remarcó la primera edil.

De este modo, la regidora de Cultura, Nanda Ramon, detalló que el Decreto aprobado por el Ayuntamiento contempla la eliminación del escudo del monumento franquista y el texto en relieve en el que se leía 'Mallorca a los héroes del Crucero Baleares. Gloria a la Marina Nacional y Viva España'.

Por tanto, manifestó que, a partir de ahora, este monumento, que fue inaugurado por Franco, "se convertirá en un reflejo de la oposición a la dictadura y la reivindicación de los valores de concordia, de respeto al pluralismo, de conciliación y de defensa pacífica de todas las ideas".

SE ELIMINAN LOS ELEMENTOS DE EXALTACIÓN FRANQUISTA

Por otra parte, Ramon resaltó que la decisión política del Consistorio está fundamentada en el citado estudio jurídico elaborado por dos profesores de la UIB, que establece que la Ley de Memoria Histórica "no exige la retirada de todos los símbolos del franquismo, sino aquellos que tengan una evocación exaltadora del franquismo o de la confrontación". Así, este informe precisa que el monumento de Sa Faixina "es un memorial de las víctimas del Crucero Baleares, que hasta hoy contenía elementos claros de exaltación del régimen de Franco".

Además, el estudio jurídico recuerda que la Ley de Memoria Histórica "reconoce a todas las víctimas y, por tanto, desde esta voluntad integradora e igualadora de todas las víctimas, se debe buscar las soluciones que sitúen los símbolos en el nuevo contexto de valores democráticos".

Ramon destacó que el dictamen también recuerda que la Ley puede afectar únicamente a algunos elementos del monumento, tal como ha sucedido en el de Sa Faixina, de modo que "la voluntad integradora de todas las víctimas es compatible con su mantenimiento eliminando aquellos elementos que supongan una exaltación del régimen franquista y haciendo posible que el monolito tenga el sentido de elemento conmemorativo de las víctimas".

Por ello, la regidora de Cultura subrayó que se ha decidido eliminar el escudo y la leyenda del monumento, teniendo en cuenta que eran elementos de exaltación "injustos, ilegítimos y, desde la entrada en vigor de la Ley de Memoria Histórica hace dos años, también ilegales".

Por otro lado, recordó que desde el comienzo de la legislatura, el equipo de Gobierno del Ayuntamiento se ha mostrado "especialmente comprometido" en cumplir con la "reparación de las víctimas" y, en este contexto, enmarcó la retirada de la cruz de los caídos, frente a la Catedral de Palma, y el cambio de nombre de un centenar de calles de la capital balear.

Finalmente, Ramon expresó su voluntad de continuar "avanzando en la reparación de las víctimas y, muy especialmente, de los vencidos" y añadió que, actualmente, al Consistorio no le consta que existan más monumentos franquistas en espacios públicos de titularidad municipal.