AMPL.- Gürtel.- Rita Barberá insiste en comparar trajes y anchoas e insinúa la necesidad de cambiar el Código Penal

Actualizado 08/07/2009 18:28:29 CET

Dice que busca "llamar la atención" sobre la "barbaridad que se está haciendo sufrir" a Camps "cuando nada se ha demostrado" sobre regalos

VALENCIA, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, reiteró hoy la comparación que hizo ayer entre las anchoas que el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, regala al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y los trajes recibidos supuestamente como regalo por el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, e insinuó la necesidad de cambiar al artículo 426 del Código Penal para "poner las cosas claras".

Indicó que este artículo, que trata del cohecho impropio que se imputa a Camps, "encaja perfectamente con la comparación" que ella hizo ayer, y declaró que se ratifica "en el ejemplo de las anchoas". Señaló que quien ha criticado o se ha reído de este paralelismo no conoce este apartado del Código Penal, y preguntó si "hay que cambiar el Código Penal y poner las cosas claras".

"Hay que leerse el Código Penal o cambiarlo si estamos en una espiral de locura, que es donde parece que estamos", opinó la alcaldesa de Valencia, además de defender que este texto se aplique "a todos" con "el mismo rasero". Barberá realizó estas declaraciones tras visitar en El Saler actuaciones desarrollas a través del programa europeo Life en el Parque Natural de La Albufera.

La responsable municipal, que se pronunció de este modo al ser preguntada por las reacciones que ha habido a su comparación, apuntó que el presidente de Cantabria le ha dado "las gracias por hacer publicidad de sus anchoas, que son buenísimas". Explicó que con el paralelismo hecho entre los trajes y las anchoas pretendía, desde el "desenfado" y "sin ánimo de enfadar a nadie", "llamar la atención sobre la injusta barbaridad que se está haciendo sufrir a un gran político y una persona austera" como es el jefe del Consell, dijo.

Aseguró que Francisco Camps es "una de las personas más íntegras, más austeras y mejores" que ella ha conocido, así como uno de "los mejores políticos" y "el mejor presidente de la Comunitat" que ha conocido y "que tendremos", sostuvo. Rita Barberá lamentó que a Francisco Camps se le esté "haciendo sufrir cuando nada se ha demostrado, como dice el auto, de que le hayan regalado" y "mientras él afirma que se ha pagado los trajes".

"Se le está haciendo sufrir cuando se le está aplicando un artículo del Código Penal que encaja perfectamente con la comparación" que ella citó ayer, apuntó. Precisó que ese paralelismo lo hizo con las "anchoas" y con las "flores" que ella como alcaldesa puede recibir.

Consideró que "quien se ha mofado, reído o criticado la comparación" hecha "lejos de incriminar a nadie", es que "no se sabe el artículo" 426 del Código Penal y que "no se lo ha leído". Aseveró que hay que leerse este apartado y manifestó que "la ignorancia no excluye de su cumplimiento", como dice la ley.

La primera edil destacó que este artículo indica que "la autoridad o funcionario que recibiere una dádiva o un regalo en consideración a su función incurrirá en la pena", y agregó que "no dice si el regalo tiene forma de traje o de anchoa y si vale un euro o 10.000 euros" porque sólo habla de "un regalo". "Por qué recibo yo un ramo de flores el día del santo de la alcaldesa", preguntó y respondió que es "en consideración" a su cargo.

INVITAR A LAS FIESTAS

Del mismo modo, sostuvo que el presidente del Gobierno recibe anchoas como regalo "en consideración a su función" como jefe del Ejecutivo central, tras lo que resaltó que cuando José Luis Rodríguez Zapatero "era diputado, el presidente de Cantabria no le mandaba anchoas". Insistió en que el ejemplo que ella puso ayer es "comparable" con el contenido del artículo 426 del Código Penal y preguntó si "es que no se saben" este texto y "hay que cambiarlo" y "poner las cosas claras".

La alcaldesa repitió, en alusión a Camps, que "no se puede hacer sufrir a una persona honesta, honrada, trabajadora y austera como se le está haciendo sufrir con distintas varas de medir". A continuación, planteó, en este sentido, si ella tendrá que preguntarse si puede "invitar a autoridades a las Fallas para que no se enfade ninguna otra".

"Me ratifico en el ejemplo de las anchoas", dijo, además de aseverar que lo que ella señaló ayer es "mucho más serio" de lo que se cree. Tras ello, planteó que en el caso de que "invitara --a las Fallas-- a la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, en consideración a su función y ésta lo aceptara", si se estaría incurriendo en el artículo 426.

Barberá comentó que, en este caso, los alcaldes tendrá que preguntarse "si pueden invitar o no a sus fiestas a determinadas autoridades" y "si determinadas autoridades pueden ir de cacerías invitados". Pidió que se lea el apartado 426 del Código Penal, "el que se está aplicando a Camps, aún no habiéndose probado según el auto que ha recibido ningún regalo".

La primera edil, que manifestó su "máximo respeto por la justicia" y explicó que su intención no es "analizar el auto de un magistrado", apuntó que ese documento dice "con toda claridad que ese regalo no es a cambio de ninguna adjudicación ni de nada". Así, añadió que "está clarísimo que es perfectamente comparable, si se lee el artículo, con cualquier otro regalo que una autoridad o funcionario reciba por la consideración de su función".

"Hay que leerse el Código Penal o cambiarlo si estamos en una espiral de locura, que es donde parece que estamos", declaró. Aseguró también que la aplicación del artículo 426 del Código Penal, "en el caso de que se aplicara, no conlleva ni la inhabilitación". Rita Barberá apostó por "poner en claro el Código Penal y aplicarlo con el mismo rasero a todos" para evitar "un lío de mucho cuidado".