(Ampl) Los médicos dan el alta a Iñaki de Juana, mientras Prisiones sigue sin tener "constancia formal" de la decisión

Actualizado 31/05/2007 22:09:00 CET

El alta hospitalaria conduciría a su traslado al domicilio bajo control telemático, previa propuesta de Martutene a Gallizo

SAN SEBASTIAN, 31 May. (EUROPA PRESS) -

Los médicos han concedido el alta al preso de ETA Iñaki de Juana de Chaos en el Hospital Donostia, que permanece ahora a la espera de recibir el permiso de Instituciones Penitenciarias para abandonar el centro hospitalario.

De Juana Chaos fue trasladado desde el hospital 12 de octubre de Madrid al centro guipuzcoano el pasado 1 de marzo, después de que se le concediese el régimen de prisión atenuada. El preso de ETA abandonó la huelga de hambre que mantenía, nada más ser ingresado en el hospital Donostia.

Los médicos que le atienden le han dado ya el alta médica en el hospital, según confirmaron hoy a Europa Press fuentes sanitarias. Por su parte, fuentes de Instituciones Penitenciarias manifestaron a Europa Press no tener constancia "formal" de que se haya producido ningún cambio. "Cuando se produzca, la Administración Penitenciaria determinará", precisaron.

La concesión del alta médica por parte de los doctores que tratan a De Juana en el Hospital Donostia obliga a Instituciones Penitenciarias a reconsiderar la situación del preso, lo que podría suponer desde la aplicación del tercer grado penitenciario -sólo ir a prisión a dormir- hasta su traslado de nuevo a prisión en segundo grado.

CONTROL TELEMÁTICO.

En el caso de que obtenga, además del alta médica, la hospitalaria -es decir, que se considere que no es necesario que continúe en el hospital, pese a necesitar aún tratamiento médico-, el preso podría permanecer en su domicilio bajo control telemático, y sólo podrá salir del mismo para acudir a consultas al hospital o para realizar actividades terapéuticas.

El control telemático podrá realizarse mediante la colocación de una pulsera o bien a través del teléfono, colocando en el aparato de su domicilio un dispositivo que realiza una serie de llamadas al día que De Juana deberá contestar. Para que esto se produzca, el Equipo Técnico de la prisión de Martutene, de la que pasó a depender De Juana cuando ingresó en el hospital Donostia, deberá entrevistar al etarra y constatar que durante su estancia en el centro médico no se ha producido ninguna novedad.

Tras la entrevista, el Equipo Técnico se reunirá y la Junta de Tratamiento propondrá a Instituciones Penitenciarias su opción, como ya ocurrió con la prisión atenuada de la cárcel de Aranjuez. Antes de que De Juana se instale en su domicilio de Mondragón, se deberá comprobar que la casa puede recibir la señal de control telemático y constatar cuál es la comisaría más cercana con la que se debe contactar si el preso rompiese su situación penitenciaria, explicaron a Europa Press fuentes penitenciarias.

Las mismas fuentes dijeron que mientras Instituciones Penitenciarias recibe la propuesta de la Junta de Tratamiento de Martutene el preso debería permanecer en la cárcel guipuzcoana, si se sigue el trámite habitual, aunque desconfiaron de que esto se produzca optando porque el preso espere en su domicilio bajo protección policial.