Actualizado 26/05/2011 22:28 CET

PSOE y PNV cierran el traspaso a Euskadi de la Inspección de Trabajo y otras cuatro competencias por 31 millones

José María Benegas
EUROPA PRESS

El pacto incluye la competencia sobre funciones, personal y bienes materiales de maestros y sanitarios en las cárceles vascas

MADRID, 26 May. (EUROPA PRESS) -

La comisión bilateral del Gobierno y el PSOE con el PNV ha cerrado los detalles del traspaso a Euskadi de cinco transferencias que se habían acordado el pasado 26 de enero, entre ellas la Inspección de Trabajo, que están valoradas en más de 31 millones de euros, y que supondrán que 376 empleados públicos pasen a depender de la administración autonómica.

Estas transferencias se refieren a la Inspección de Trabajo, los maestros y personal sanitario de instituciones penitenciarias, los profesores de religión, la convalidación y reconocimiento de estudios en centros extranjeros radicados en Euskadi y de los títulos extranjeros no universitarios. Ambas partes ya se habían reunido en febrero pero entonces no llegaron a un acuerdo por discrepancias económicas.

En concreto, la Inspección de Trabajo implica el traspaso de la mitad de personal y de varios bienes materiales valorados en casi 5 millones de euros: 54 inspectores y subinspectores, 57 miembros del personal de apoyo y tres locales, uno en cada capital vasca.

La transferencia de nueve maestros y 40 miembros del personal sanitario de Instituciones Penitenciarias se traduce en una cuantía de 9,8 millones de euros, mientras que la del profesorado de religión, que afecta a 215 maestros, está valorada en 16,5 millones de euros.

IMPULSO AL AUTOGOBIERNO

Ambas partes han mostrado su "satisfacción" por un acuerdo que, según explicaron se ha retrasado sobre los plazos inicialmente previstos por "discrepancias" en la valoración económica de esas transferencias. Tanto el socialista José María Benegas, como el portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, han destacado la importancia de este nuevo paquete de transferencias previstas, han subrayado, en el Estatuto de Guernica.

"Supone un impulso importante al desarrollo del autogobierno vasco", se ha congratulado Erkoreka, quien ha retado al Ejecutivo de Patxi López, que es el que tendrá que aprobarlo formalmente en coordinación con el Gobierno central, ha mejorar el contenido de estas transferencias, aunque, a su juicio, "lo tiene difícil".

Asimismo, las partes volverán a reunirse el próximo 8 de junio con la intención de cerrar otro paquete de transferencias pendientes que esperan acordar a finales de ese mes. Se trata de la regulación de empleo, el transporte marítimo, fluvial y por carretera, los archivos de titularidad estatal, la ampliación del traspaso de expedientes de regulación de empleo y de las enseñanzas náutico-pesqueras, la ejecución de la legislación del Estado sobre propiedad intelectual.

CERCANÍAS Y PEAJES ANTES DEL VERANO

A partir del 8 de junio también se buscarán acuerdos para el traspaso de otras dos competencias a las que el PNV da especial relevancia y que supondrán una importante dotación económica: las autopistas de peaje -en este caso queda por ser transferida la AP-68 que une el País Vasco y Aragón--, así como de las Cercanías de ferrocarril.

Erkoreka ha asegurado que su formación afronta con "optimismo" esa nueva fase de la negociación porque ha visto una "disposición favorable" del representante del Gobierno en la comisión bilateral. Por eso se ha mostrado confiado en que al final de este periodo de sesiones estén cerrados todos los compromisos que formaban parte del acuerdo por el que el PNV apoyó los Presupuestos vigentes.

Según ha recalcado el portavoz de los nacionalistas vascos, el cumplimiento en su totalidad de ese pacto es condición indispensable para una hipotética negociación con el Gobierno en relación con las cuentas públicas del año que viene.