Aviones de combate españoles vigilarán el espacio aéreo báltico frente al desafío ruso

Actualizado 21/12/2015 10:48:02 CET
Dos cazas Eurofighter españoles, en la misión de la OTAN en el Báltico
EUROPA PRESS

MADRID, 20 Dic. (EUROPA PRESS)

   Cuatro 'cazas' Eurofighter españoles serán desplegados a partir del 1 de enero en Lituania para participar en la misión de la Policía Aérea de la OTAN en el Báltico, donde se encargarán de vigilar el espacio aéreo ante la constante presencia de aeronaves militares rusas en la zona, que se ha incrementado notablemente a raíz del estallido, en abril de 2014, del conflicto en el este de Ucrania.

   Con esta misión, la Alianza Atlántica cubre la carencia de aviones de combate de los países bálticos en un turno rotatorio que es cubierto desde hace diez años por el resto de las fuerzas aéreas de la organización.

   El Ejército del Aire español ya desempeñó esta misión en 2006, también en Lituania, y en el primer cuatrimestre de 2015, en Estonia, aunque esta última vez lo hizo de forma excepcional y no correspondiendo a su turno rotatorio, sino respondiendo al incremento de la presencia militar rusa cerca de sus fronteras en el este de Europa.

   En el despliegue de este año, España ejercerá el mando de la misión desde la base aérea de Siauliai, la cuarta ciudad más grande de Lituania y situada en el norte del país, desde donde los aviones aliados, junto con los que hay desplegados en Estonia y Polonia, controlarán a las aeronaves rusas que pasan junto a territorio OTAN.

CUATRO MESES DE DESPLIEGUE

   La misión de España en Lituania comenzará el próximo 1 de enero, por lo que los militares viajarán unos días antes y pasarán allí el fin de año. El contingente estará formado por más de 120 efectivos --entre mandos, pilotos, personal de apoyo y mecánicos-- y se replegará a finales de abril.

   Durante el anterior despliegue de esta misión en Estonia, los cazas Eurofighter españoles interceptaron en sus cuatro meses de misión más de una decena de aeronaves militares rusas que pasan muy cerca del espacio aéreo aliado.

   La misión de los españoles era dejar clara su presencia y acompañar a los rusos hasta que volvían a entrar en su territorio. En todos los casos la actitud de los aviones de Moscú fue colaboradora, nunca hostil, y no se produjo en ningún momento contacto por radio.

Para leer más