Celaá cree que en España hay medios de comunicación "muy exquisitos" y se queja de las "preguntas condenatorias"

Actualizado 01/10/2018 11:09:56 CET
408889.1.500.286.20181001101752
Vídeo de la noticia

MADRID, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno sufre una "ola de fake news" procedente de medios de comunicación digitales, además de recibir "preguntas condenatorias" de la prensa en la rueda posterior al Consejo de Ministros de los viernes que, a juicio de la ministra de Educación y portavoz, Isabel Celaá, "no se puede consentir".

Es la queja que ha trasladado este lunes en una entrevista en la Cadena Ser, recogida por Europa Press, la portavoz Celaá, la encargada de comparecer casi todos los viernes ante los medios de comunicación para dar cuenta de los acuerdos alcanzados en el Consejo de Ministros.

Bajo el punto de vista de Celaá, en España hay medios de comunicación "muy exquisitos", que "a veces amplifican la primera toma de contacto" del Gobierno con respecto a un tema, donde puede producirse alguna "disfunción", y se alejan del resultado final, cuando el Ejecutivo ya ha sido capaz de hacer una buena gestión.

LA LUPA DE LOS MEDIOS

"Este es un gabinete con personas muy curtidas y potentes" que tiene sobre él "la lupa de los medios" de comunicación, que le toman la temperatura "cada minuto", ha señalado.

La ministra sostiene que el Gobierno "no pretende controlar la libertad de prensa", pero ha defendido la necesidad de hacer una "reflexión conjunta con los medios de comunicación" ante la proliferación de "fake news que estorban la verdad periodística". En su opinión, la "reflexión y la libertad de prensa es fundamental".

También se ha quejado del "acoso" que sufre el Ejecutivo de Pedro Sánchez y como ejemplo se ha referido a las preguntas a las que es sometida todos los viernes como portavoz tras el Consejo de Gobierno. "Me encuentro con preguntas que son de entrada condenatorias cual sentencia de tribunales y esto, obviamente, arrolla la libertad de expresión y toda presunción de inocencia", ha indicado Celaá quien ha añadido que esto "no se puede consentir".

En su opinión, los miembros del Gobierno están sometidos a "una especie de investigación" que "tampoco es política" y ha propuesto que dentro de la "ética pública debieran incorporarse ciertos usos y costumbres, y debiera estar que fuerzas políticas no debieran utilizar informaciones que vienen del chantaje y de lugares oscuros".

Asimismo, ha defendido la propuesta de la vicepresidenta, Carmen Calvo, de debatir una posible regulación de la libertad de expresión a nivel europeo. "La vicepresidenta estaba en un foro periodístico no parlamentario y era procedente iniciar esa reflexión; nadie pretende coartar la libertad de prensa", ha indicado.