Publicado 04/08/2021 14:10CET

Ciudadanos acusa al Gobierno de "trocear" el MIR en vez de frenar el "desmantelamiento del Estado" en Cataluña

El vicesecretario general y portavoz del Comité Ejecutivo de Ciudadanos, Edmundo Bal.
El vicesecretario general y portavoz del Comité Ejecutivo de Ciudadanos, Edmundo Bal. - Jesús Hellín - Europa Press

MADRID, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

El vicesecretario general de Ciudadanos, Edmundo Bal, ha acusado este miércoles al Gobierno de "trocear" la formación de los médicos al estudiar el traspaso a Cataluña de la gestión del MIR en lugar de tomar medidas para frenar el "desmantelamiento del Estado" en esta comunidad.

En una rueda de prensa en la sede nacional del partido naranja, Bal ha denunciado como "el colmo" lo que considera una "nueva cesión" al independentismo catalán y ha subrayado que no hace falta tener "17 'mires' diferentes", uno por cada comunidad.

Bal ha anticipado también el rechazo de Ciudadanos al hipotético traspaso de la gestión del aeropuerto de El Prat y ha denunciado que Cataluña acudiera a la comisión bilateral del pasado lunes con un total de 56 exigencias y que, tras la cita, el presidente catalán, Pere Aragonès, dejara claro que su objetivo sigue siendo la independencia y la amnistía.

A su juicio, el presidente del Gobierno sigue "pensando en las cesiones" a los independentistas para mantenerse en la Moncloa, como demuestra que el Gobierno no vaya a cumplir "la sentencia que obliga impartir una parte de la enseñanza en castellano en Cataluña".

INCENTIVOS PARA FUNCIONARIOS

En este contexto, Bal ha emplazado al presidente a cambiar de estrategia y a que en vez de contentar a los independentistas tome medidas para frenar el "desmantelamiento del Estado" en Cataluña y para proteger a los funcionarios allí destinados del ambiente de "hostilidad" que han creado contra ellos.

Bal se ha referido en especial a los jueces, recordando que el año pasado 37 jueces pidieron salir de Cataluña y sólo siete trabajar allí, donde hay un 10% de las plazas vacantes.

Según ha dicho, esta situación es similar en otros cuerpos que prestan servicio en la Administración General del Estado en Cataluña, donde los funcionarios, en cuanto pueden, piden irse a otra comunidad, lo que lleva a una excesiva rotación en los puestos y a la consecuente pérdida de "calidad" en sus labores.

"Con la connivencia del PSOE y el PP el proceso separatista se ha encargado de desmantelar la estructura del Estado y de crear un clima de hostilidad contra los funcionarios que se van a otros territorios como consecuencia de esa atmósfera irrespirable que ha creado el separatismo", ha resumido Bal, instando al Gobierno a buscar incentivos para que esos funcionarios permanezcan en Cataluña.