Actualizado 03/05/2007 20:24 CET

El comisario Gómez Menor relata las investigaciones para localizar las viviendas de Morata y Leganés

MADRID, 3 May. (EUROPA PRESS) -

El comisario Rafael Gómez Menor que se encontraba en comisión de servicio en la Unidad Central de Información Exterior (UCIE) de la Policía preparando el juicio contra la célula de Al Qaeda desarticulada en el 2001 y liderada por Abú Dahdah cuando se produjeron los atentados del 11 de marzo de 2004 relató esta tarde ante el tribunal las investigaciones que condujeron a la localización de la finca de Morata de Tajuña y de Leganés.

Describió como, a raiz del conocimiento de que las tarjetas móviles utilizadas en los artefactos de los trenes habían sido activadas en la BTS de Morata recordó que una persona vinculada al líder de Al Qaeda en España --Mustaphá Maimouni-- tenía una finca en aquella zona. Así, un elevado número de funcionarios policiales iniciaron una exhaustiva investigación acudiendo "finca por finca" para averiguar si había alguna con propietarios o residentes árabes.

Gómez Menor puso de manifiesto que a pesar del despliegue llevado a cabo y de la colaboración de las autoridades de localidades cercanas como Chinchón o Aranjuez la vivienda no pudo localizarse hasta el día 25 o 26 de marzo, seis días después del inicio de la investigación.

El testigo se refirió también al hallazgo de la casa de la calle Carmen Martín Gaite de Leganés, en la que se suicidaron siete terroristas islamistas el 3 de abril de 2004. Explicó que en la investigación de las tarjetas vinculadas a la investigación de los atentados encontró un número que difería en pocas cifras del de alguien vinculado al acusado Jamal Zougam, que ya había sido detenido.

"Solicité el tráfico de llamadas e iniciamos una carrera vertiginosa ya que teníamos miedo a que nos colocaran otra serie de bombas", explicó el testigo que dijo que la tarjeta había estado introducida en uno de los terminales que se utilizaron para hacer estallar las bombas.

El comisario destacó que la última llamada entrante registrada en la tarjeta era un móvil que tenía titular español. Esta persona comunicó a los agentes enviados a interrogarle que había alquilado un piso a unos árabes y que, a pesar de que les llama continuamente no le contestan, dijo. Gómez Menor describió como el propietario llevó a los agentes hasta la casa y dijo que poco después tuvieron la seguridad de que la vivienda estaba ocupada por los miembros de la célula islamista.

El testigo indicó que poco después de las tres de la tarde del 3 de abril comunicó a su superior que había descubierto "el piso de seguridad de los terroristas".