Cooperantes.- Un estudio alerta de la posibilidad del AQMI para operar en países europeos, incluida España

Actualizado 06/12/2009 13:20:15 CET

Destaca la "industria" del secuestro como modo de financiación y que sus líderes han instado a 'recuperar' Al Andalus por cualquier medio

MADRID, 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un estudio elaborado sobre el grupo terrorista 'Al Qaeda para el Magreb Islámico' (AQMI) --al que se le atribuye el secuestro de tres cooperantes españoles en Mauritania-- alerta del riesgo y las capacidades de implantación en varios países de Europa, entre ellos España, de esta "franquicia" de la red terrorista internacional dirigida por Ben Laden que tiene en los secuestros 'express' su principal fuentes de financiación.

Según el estudio titulado 'Los recursos materiales de AQMI y su ubicuidad geográfica: garantías para su continuidad', al que ha tenido acceso Europa Press, "para Europa, el mayor peligro vendría representado por individuos vinculados a dicho grupo, o que en un momento dado puedan ofrecerse a estarlo, y que hubieren alcanzado el grado de radicalización necesario para atentar en el Viejo Continente".

"La autorización para atentar ya estaría dada desde el momento mismo en el que los líderes de AQMI han invitado de forma reiterada a 'recuperar' por cualquier medio Al Andalus o han vertido todo tipo de amenazas contra estadounidenses, franceses y demás 'cruzados'", añade.

"Al Qaeda en el Magreb se ha convertido en una organización dinamizadora del terrorismo yihadista en el Norte de África, en la región del Sahel y en países europeos como España, Francia, Bélgica e Italia", comienza diciendo el estudio realizado por el profesor Carlos Echeverría Jesús y publicado por 'Athena Intelligence'.

El documento analiza la evolución sufrida por este grupo terrorista --antes conocido como Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC) de origen argelino--, sobre todo a partir de su supeditación a la red internacional de Ben Laden.

En concreto, hace especial hincapié en la capacidad de este grupo terrorista "para recabar recursos humanos en suelo europeo bien con el fin de reforzar las redes de apoyo en el Viejo Continente, bien para alimentar los frentes de batalla lejanos como son el iraquí y en menor medida el afgano o bien para alimentar el frente propiamente magrebí y de África Occidental".

Recuerda además el estudio como en el año 2007 fueron detenidos 29 individuos en cuatro países de la Unión Europea --Bélgica, España, Rumanía y Suecia-- "por reclutar terroristas para ser enviados a Irak y tan sólo uno de ellos para ser enviado al campo de batalla de AQMI en la región magrebí".

LA "INDUSTRIA" DEL SECUESTRO

Asimismo, sobre su modo de actuación, este documento constata "que lamentablemente la industria del secuestro es tan amplia, está tan extendida y es tan rentable que se aplica y mucho en el propio escenario argelino: la modalidad del denominado 'secuestro express', muy practicada en diversos rincones de Argelia, en particular en la zona norte y que realizan tanto terroristas como delincuentes comunes".

Según el autor, estos medios de financiación "cada vez están más claros". "Estas van desde la obtención de rescates por secuestros hasta la adquisición de fondos en el mercado de productos falsificados, los robos de diversos tipos, el más que probable beneficio generado por actividades ligadas a la producción y la venta de drogas, las limosnas obtenidas en oratorios y mezquitas radicales y las donaciones de individuos de dentro y de fuera de la región", añade.

Este experto en terrorismo internacional hace balance de los recursos humanos materiales y económicos del AQMI, su evolución de los últimos años así como el desarrollo de sus relaciones transfronterizas con otros miembros de grupos terroristas islámicos repartidos desde Marruecos hasta Afganistán. Por último, en una de sus conclusiones, el autor reprocha a los Gobiernos del Magreb -"sobre todo de Argelia y de Marruecos, pero también de Túnez"- por haber intentado "minimizar la envergadura de la amenaza".