Actualizado 03/02/2009 20:23 CET

CORR.-Cámara vasca apuesta por "renovar el consenso lingüístico" para elaborar las nuevas políticas sobre esta materia

(La modificación afecta al segundo párrafo, ya que EA, en lugar de votar a favor, como aparecía en la noticia anterior, se abstuvo)

VITORIA, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Parlamento vasco acordó hoy "renovar el consenso lingüístico alcanzado en 1982", con el fin de orientar las futuras políticas que se adopten en materia lingüística.

La Diputación Permanente de la Cámara autonómica, órgano que desempeña las funciones del Parlamento cuando éste se encuentra fuera del periodo de sesiones, adoptó hoy esta resolución a través de una enmienda de totalidad del PSE a una proposición no de ley del PP, en la que los populares reclamaban la derogación del decreto sobre el currículo de educación Infantil, debido a que establece el euskera como lengua vehicular.

La iniciativa del PSE recibió el apoyo del PNV, mientras que el PP y EHAK votaron en contra, y EA se abstuvo. El texto establece la necesidad de "renovar el consenso lingüístico alcanzado en 1982 entre la mayoría de las fuerzas políticas de esta Cámara, a la luz de las conclusiones alcanzadas por el Consejo asesor del Euskera en el documento denominado 'Bases para la Política Lingüística del siglo XXI'".

Además, la enmienda precisa que "este consenso servirá para inspirar las nuevas políticas y para revisar aquéllas que, estando actualmente vigentes, se separen de dicho consenso".

El parlamentario del PP Iñaki Oyarzábal denunció que el decreto "impone" el euskera como lengua principal en la educación Infantil, por lo que anunció que lo recurrirá, al considerar que "vulnera" los derechos de los padres que desean matricular a sus hijos en castellano. Además, acusó al PSE de "plegarse a las políticas de imposición" en materia lingüística, de las que afirmó que el PNV es "el máximo responsable".

Por parte del PNV, Arantza Aurrekoetxea advirtió de que "sin acuerdos no se puede avanzar" en este campo y acusó al PP de solicitar la derogación de toda iniciativa destinada al fomento del euskera.

La parlamentaria del PSE Isabel Celaá aseguró que su grupo defiende la modificación del currículum escolar, no su retirada, ya que "es el consenso lo que hace país". Además, afirmó que el decreto sobre la educación Infantil "no cambia nada" en la práctica e hizo un llamamiento a "desideologizar" el debate sobre las lenguas.

Por parte de EHAK, Itziar Bazterrika consideró que la Diputación Permanente debe utilizarse para debatir asuntos urgentes y subrayó que éste "no lo es", aunque destacó la necesidad de trabajar a favor del euskera.

Onintza Lasa, de EA, aseguró no haberse sentido sorprendida por la posición del PP, ya que "diga lo que diga, siempre ha sido contrario al euskera".

El parlamentario de EB Antton Karrera lamentó que debatir este asunto en la Diputación Permanente "no lleva a ninguna parte", puesto que es un tema que debería debatir el nuevo Parlamento que surja de las elecciones del 1 de marzo.