Cuatro acusados de formar una célula terrorista niegan haber participado en reuniones para preparar la yihad en España

Actualizado 23/02/2007 19:04:34 CET

MADRID, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

Cuatro de los ocho acusados en el juicio que se sigue en la Audiencia Nacional contra una presunta célula terrorista islamista fundada por Mustapha "El Maimouni", preso en Marruecos por los atentados de Casablanca de mayo de 2003, negaron hoy haber participado en reuniones de adoctrinamiento para preparar la yihad, en su acepción de cometer atentados contra los infieles, en España.

El fiscal Pedro Rubira, que pide para los acusados penas de 10 y 12 años de prisión por integración en organización terrorista, sostiene que el grupo liderado por Sarhane Ben Abdelmajid, "Serhane El Tunecino", uno de los terroristas que se suicidaron en Leganés (Madrid), recibía clases "sobre el Islam más radical para realizar la yihad contra los infieles y cruzados, visionando vídeos de las guerras que grupos mujahidines realizaban en Afganistán y en Chechenia".

El primero en declarar en la sesión de hoy fue el marroquí Mohamed El Ouzzani, para quien se piden 10 años de cárcel por integración en organización terrorista islamista. El Ouzzani negó ante el tribunal haber intervenido en reuniones de adoctrinamiento en el piso de su primo Abdelkrim El Ouzzani, aunque reconoció que coincidió en este domicilio durante 15 días con "El Maimouni" y Driss Chebli (que estuvo imputado en el 11-M, aunque no llegó aser procesados) mientras estuvo alojado en esta casa.

En su interrogatorio, El Ouzzani explicó que trabajó 3 meses en 2002 en la tienda de rótulos del acusado Faisal Allouch, que se enfrenta a 12 años de prisión por integración en grado de promotor o dirigente, en la que según el fiscal se celebraban reuniones entre los procesados con "El Maimouni" como "emir" y líder de las mismas. El Ouzzani rechazó tal extremo e insistió en que sólo mantenía una relación laboral con Allouch, al igual que la tuvo con el acusado Khalid Zeimi Pardo, para el que se piden 10 años de prisión. Zeimi Pardo, al igual que Allouch estuvieron imputados en el 11-M, pero no fueron procesados.

CONTACTO CON "EL TUNECINO".

Mohamed El Ouzzani aseguró que nunca mantuvo ningún contacto con "El Tunecino", así como Jamal Zougam, uno de los presuntos autores materiales de los atentados del 11-M, y Said Berraj, "El Mensajero", uno de los terroristas que huyeron del piso de Leganés al detectar presencia policial. El fiscal Rubira sostiene que estos últimos también formaban parte de la célula de la corriente salafista de los Grupos Islámicos Combatientes Magrebíes.

A preguntas del fiscal sobre cómo llegó al piso de la calle Martín Gaite de Leganés, en el que se suicidaron siete terroristas el 3 de abril de 2004, un libro que contenía una huella suya, El Ouzzani insistió al tribunal que "no sabía nada" del mismo y que "nunca" había estado en ese domicilio. "Siempre contesté en el juzgado que no sabía nada del libro y que nunca lo había visto", manifestó.

También aseguró desconocer al confidente policial y testigo protegido conocido como "Cartagena" que informó a la Unidad Central de Información Exterior (UCIE) de los movimientos del grupo de islamistas radicales. El Ouzzani subrayó que nunca acudió a la Mezquita del barrio madrileño de Villaverde a rezar.

NIEGAN ACUSACIONES.

En su declaración, el argelino Azzedine Bellid, quien se enfrenta a 10 años de cárcel, negó conocer al resto de los procesados, salvo a su hermano Noureddine, al igual que éstos le propusiesen formar parte de un grupo radical para cometer atentados en España. Insistió en que vino a España en 1998 para trabajar y conseguir dinero para sus nueve hijos.

Por su parte, Noureddine Bellid aseguró que tampoco conocía al resto de los procesados y explicó que desde finales de 2002 tenía un puesto fijo en el Paseo Marítimo de Cádiz, por lo que en varias ocasiones acudía a Madrid para comprar mercancía. Negó también haber acudido a la Mezquita de Villaverde.

El último en declarar en la sesión fue Samir Abdellah, iman de la Mezquita de Alcorcón, quien se enfrenta a 10 años de prisión por integración en organización terrorista. Sostuvo que como iman conoce a mucha gente, pero apuntó que no guarda ninguna relación personal con nadie.

Abdellah reconoció haber participado en ceremonias en pisos particulares y en la Mezquita de Villaverde, pero negó que éstas fuesen para adoctrinar en la yidad contra España. A preguntas acerca de un papel que se le incautó cuando fue detenido en el que aparecía la frase "La lucha de los Hermanos Musulmanes en defensa del Islam", explicó que como iman tiene diversa documentación para dar sus sermones y atribuyó dicha frase a "un sabio que murió hace 500 años".

El juicio continuará el próximo lunes con la declaración de Khalid Zeimi Pardo, para el que el fiscal pide 10 años de cárcel por integración en organización terrorista, y con la prueba testifical.