Actualizado 05/02/2007 15:35 CET

Decretan libertad sin fianza para los siete ecuatorianos imputados por una reyerta entre bandas, en Almería

ALMERÍA, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

El titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número cinco de Almería, Rafael Soriano, dictó hoy auto de libertad sin fianza para los siete jóvenes ecuatorianos implicados en una reyerta entre presuntas bandas latinas rivales el pasado día 21 en una céntrica calle de la capital con cargos de delitos de riña tumultuaria y amenazas.

Según informó a Europa Press la defensa de tres de los acusados y legionarios de Armamento y Logística de la base de Viator (Almería), María Isabel Valls, un agente judicial se dirige ya a la prisión provincial de El Acebuche donde los siete jóvenes ingresaron el pasado día 27 y está previsto que salgan en libertad a partir de las 15.30 horas.

Valls y el letrado que representa a Jorge Alberto A.P. --alias 'Lagrimita' y señalado en el auto de prisión preventiva como presunto líder de los Latin Kings en Almería--, Ramiro Guedella, coincidieron en señalar que solicitarán ante el Juzgado de Instrucción número cinco el sobreseimiento de caso que, según señalaron fuentes jurídicas a Europa Press, se resolverá previsiblemente por procedimiento abreviada por lo que no se ordenarán nuevas diligencias.

La defensa de los siete jóvenes ecuatorianos --seis de ellos, Ñetas, según la titular del Juzgado de Instrucción número seis, Carmen Beardo, que inició las diligencias y dictó el auto de ingreso en prisión-- considera que la imputación de riña tumultuaria se sostiene en hechos no probados y que no se dieron los requisitos de acometimiento y lesiones.

Gedella concretó que una grabación de la cámara de seguridad de la sucursal de Cajamar de la Plaza Altamira, lugar donde sucedieron los hechos, muestra una distancia de 15 metros entre los contendientes y que el delito de amenazas debería ser considerada una mera falta.

Tres de los cuatro policía locales que intervinieron en la reyerta el pasado día 21 ratificaron ante el juez el contenido del atestado que describió la pelea como "batalla campal" y en que se recoge la incautación a los siete detenidos de los armas blancas y dos pitones de ciclomotor o la localización bates de béisbol, botellas rotas y piedras en contenedores de la zona y que se utilizaron en los hechos.