Actualizado 24/03/2007 17:34 CET

Descubren en Lugo a una mujer de 87 años y a su hijo discapacitado que llevaban varios días muertos

BIRBIGUEIRA (LUGO), 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

Una mujer de 87 años y su hijo discapacitado de 57 aparecieron ayer muertos en su casa de la parroquia lucense de Birbigueira tras dar sus vecinos la voz de alarma ya que hacía días "que no se veía el humo de la chimenea" y "no respondían al llamarles a la puerta o por teléfono", según indicó a Europa Press Marga Ignacio, vecina de las víctimas.

La mujer, Ángela Pozo, vivía sola desde que "hace cinco o seis años le había muerto el marido" y se dedicaba a cuidar a su hijo discapacitado "que no se valía por si mismo" debido a "un derrame en la cabeza". "Además padecía de la orina por lo que su madre tenía que sondarlo", señaló Esther Castro, otra de las vecinas de los fallecidos, aunque, señaló que la mujer "había rechazado toda ayuda".

Asimismo, Esther Castro apuntó que los vecinos tardaron días en percatarse de la ausencia de los dos fallecidos debido a que "ella tenía siempre las puertas cerradas" y "no respondía a veces aunque estuviera en casa" y "hasta se enfadaba si preguntabas mucho".

Por su parte, fuentes de la Diputación de Lugo aseguraron, en declaraciones a Europa Press, que la mujer no había solicitado ningún tipo de ayuda para cuidar de su hijo y que, al no tratarse de una familia con problemas económicos, ya que tenían numerosas propiedades, "no tenían constancia de que se pudiera producir esta situación".

A falta de conocer los resultados de la autopsia, fuentes consultadas apuntan que la mujer pudo haber muerto por motivos naturales hace unos siete días, dado su avanzado estado de descomposición, y que su hijo falleció unos tres días después por desatención, al no poder valerse por si mismo.