Actualizado 21/05/2007 12:08 CET

ETA.- Imaz no duda de la palabra de Zapatero, pero distingue entre diálogo y tomas de contacto o búsqueda de información

MADRID, 21 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PNV, Josu Jon Imaz, señaló hoy que no tiene "ningún elemento" para dudar de la palabra del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, cuando niega que haya existido diálogo entre el Gobierno y ETA tras el atentado del aeropuerto de Barajas, aunque defendió que la ausencia de diálogo abierto "no es óbice" para posibles "tomas de contacto o búsqueda de información" con la organización terrorista.

En declaraciones a RNE recogidas por Europa Press, Imaz explicó que un diálogo abierto no puede darse en estos momentos porque no se cumple la condición "básica" de la resolución aprobada por el Congreso en mayo de 2005, que es la voluntad inequívoca de ETA de abandonar el terrorismo. "Pero no es óbice para que se puedan dar algunas tomas de contacto o búsqueda de información", aseveró.

"Él lo ha dicho y él lo sabrá, no tengo ningún elemento para dudar de su palabra, si dice que no ha habido reuniones y contactos abiertos tengo que creerle", afirmó tras ser cuestionado sobre las palabras del jefe del Ejecutivo negando que el Gobierno haya mantenido con ETA en los meses de marzo y abril en un encuentro secreto celebrado en Europa.

En este contexto, Imaz justificó la necesidad de un nuevo pacto sobre política antiterrorista, ya que, según criticó, el enfrentamiento político provoca que ETA "esté siempre en el escenario". A su juicio, la actitud de los principales partidos políticos otorga a la organización terrorista la oportunidad de desestabilizar y fracturar a la sociedad, lo que aumenta la necesidad de buscar "salidas" sin que éste tema sea un elemento de utilización partidista "que esté en un pim, pam, pum permanente".

Así, Imaz reconoció que la posibilidad de que ETA vuelva a atentar próximamente "está ahí" y señaló que existen datos "que son preocupantes", por lo que reiteró la necesidad de "evitar caer en la lucha partidista y trabajar conjuntamente para encontrar un final". "Debería ser una obligación", subrayó.

Sin embargo, Imaz se negó a relacionar la posibilidad de un nuevo atentado con la anulación de candidaturas de Acción Nacionalista Vasca (ANV), ya que, según argumentó, esto podría significar "un juego de justificación de la actitud de ETA". Recordó que el pasado día 30 de diciembre "no había candidaturas anuladas" y sin embargo "ETA mató a dos personas" en el atentado de la T-4. "Tratar de buscar ese tipo de vinculaciones entre determinados pasos que se dan y la violencia pudiera ser incluso un propio argumentario de ETA para justificar sus acciones", reiteró.

Por último, condenó los ataques recibidos por diferentes políticos durante sus actos de campaña y señaló que estas acciones "dejan entrever" que detrás de estas personas "hay un espíritu totalitario y una actitud fascista". A su juicio, ese mundo será "un núcleo cada vez más reducido y más despegado de la sociedad" y defendió que, dentro de la dificultad, la Ertzaintza está realizando "un auténtico esfuerzo" para evitar este tipo de agresiones.