Actualizado 28/06/2007 17:10 CET

ETA.-La justicia francesa no bajó la guardia "en ningún momento" y sitúa a la banda como primera prioridad en terrorismo

Un juez francés experto en terrorismo asegura que la amenaza de un atentado islamista en Europa es "alta o muy alta"

MADRID, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El juez francés Jean Louis Bruguière aseguró hoy que Francia no bajó la guardia "en ningún momento" durante el periodo de tregua decretado por ETA y siguió combatiendo a la banda como la "primera prioridad" en lucha antiterrorista. Así, subrayó que un hecho "incontestable" de la eficacia de su labor es la "disminución sensible de la capacidad militar" de ETA.

Bruguière explicó que los tribunales franceses "no consideraron oportuno" disminuir la presión sobre la organización terrorista y "nunca" lo hicieron. Según indicó, los terroristas "lo saben" y saben que Francia "no es un santuario" en el que puedan refugiarse, por lo que destacó la importancia de la colaboración entre las autoridades francesas y españolas para la lucha antiterrorista.

"Un hecho incontestable de su eficacia es la disminución sensible de la capacidad militar de esta organización", aseveró para explicar a continuación que "otra cosa" es que en el ámbito político "a veces con una organización debilitada haya más tendencia a un acercamiento político".

El vicepresidente de la Sección de Instrucción 'Lucha antiterrorista' del Tribunal de París reiteró que la cooperación y coordinación entre los servicios de Francia y España ha sido "constante" y, a su juicio, precisamente esta linealidad es la que demuestra que ambos países tienen "el mismo compromiso" para acabar con "la plaga" del terrorismo.

COLABORACIÓN EJEMPLAR

Bruguière calificó además los últimos robos de pistolas o explosivos como "hechos aislados" y afirmó que precisamente por eso "se habla tanto de ello". Según defendió, la movilización policial sigue siendo "total" y defendió que la capacidad de reacción e intercambio de información entre las autoridades de ambos países es "ejemplar".

El juez francés recibió hoy el premio 'Prix Diálogo' junto al presidente de la Audiencia Nacional, Carlos Dívar, como reconocimiento a su "relevante papel" en las relaciones entre Francia y España en la lucha antiterrorista, gracias al que "se han conseguido grandes avances en las relaciones bilaterales en esta materia".

Ambos magistrados subrayaron la importancia de la cooperación judicial entre ambos países, sobretodo en materia antiterrorista, intercambio de detenidos y lucha contra el crimen organizado. Bruguière recordó también la importancia del terrorismo islamista y aseveró que ambos países optaron por la lucha contra el terrorismo "dentro de la legalidad".

AMENAZA ALTA DE ATENTADO ISLAMISTA

En este sentido, explicó que la amenaza de un atentado islamista en Europa es "alta o muy alta", especialmente en Francia donde, según explicó, tiene "puesto el ojo" el Grupo Salafista de Predicación y Combate. La amenaza de un atentado se debe, a su juicio, a la potenciación de este grupo y "a la problemática iraquí".

Sobre este tema, Dívar defendió que el juicio de los atentados del 11 de marzo que se está desarrollando en Madrid es "ejemplar" en cuanto a celebración y formas y explicó que de él se pueden sacar lecciones muy importantes. Así, indicó que el juicio demuestra que "la solemnidad humana está por encima de la bajeza de los terroristas" y que el terrorismo "se puede combatir desde el Estado de derecho". "El juicio tendrá una sentencia justa y oportuna", argumentó.

El magistrado español recordó que Francia y España han estado "históricamente muy unidas" y mantienen hoy una "ejemplar y pionera unión". "Amo a Francia porque la conozco y tiene un alma que a veces se oculta, pero cuando sale refulge como un astro de primera magnitud", argumentó tras explicar que ETA es un problema español "pero también de Francia aunque no tenga allí la sangre que ha tenido en España".

La asociación hispano-francesa Diálogo quiso hoy premiar a los jueces en reconocimiento a su colaboración, que ha permitido que ambos países "unieran sus fuerzas y recursos contra el terrorismo de ETA". A su juicio, los dos magistrados simbolizan "mejor que nadie" la cooperación hispano-francesa, "supremo símbolo del entendimiento recíproco y de la consideración mutua".

Ésta es la cuarta edición de un premio creado en el año 2004 y que anteriores convocatorias fue otorgado a las empresas automovilísticas Peugeot-Citroen y el Grupo Renault; al escritor Jorge Semprún y a los cocineros Ferrán Adrià y Michel Guérard.