Publicado 24/06/2020 9:27:05 +02:00CET

Garzón dice que a González hay que escucharle "y poco más" porque el Gobierno tiene que enfrentarse a otros obstáculos

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, interviene durante el debate este miércoles en el Congreso de la quinta prórroga del estado de alarma después de que el Gobierno rectificara ante la presión de los grupos y solicitara una ampliación de quince días y
El ministro de Consumo, Alberto Garzón, interviene durante el debate este miércoles en el Congreso de la quinta prórroga del estado de alarma después de que el Gobierno rectificara ante la presión de los grupos y solicitara una ampliación de quince días y - Pool - Archivo

MADRID, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha asegurado este miércoles que "voces públicas" como las del expresidente del Gobierno Felipe González hay que escucharlas "y poco más" porque el Ejecutivo tiene que centrar su "energía y esfuerzo" en desarrollar su programa.

Garzón ha asegurado que el Gobierno de coalición tiene que enfrentarse a "obstáculos estructurales" que tienen que "ganar con mayorías día a día" para superar los "retos económicos y sanitarios". "El Gobierno tiene que enfrentarse a adversarios políticos, entre ellos el PP y Vox. Y luego hay gente que discrepa, como Felipe González", ha añadido.

Garzón se ha expresado así en una entrevista en Radio Euskadi, recogida por Europa Press, tras ser preguntado si la figura y las opiniones de González son molestas para el Gobierno. Precisamente, este mismo martes PSOE y Unidas Podemos se desmarcaron en torno al que fuera jefe del Ejecutivo.

El PSOE vetó junto a PP y Vox en la Mesa del Congreso la tramitación de una comisión de investigación sobre la relación de González con los GAL, mientras que Unidas Podemos apoyó la comisión y la comparecencia del expresidente.

En esta línea, el titular de Consumo y coordinador federal de Izquierda Unida ha recordado que desde Unidas Podemos se ha pedido clarificar lo que sucedió en el pasado, y una de las vías para hacerlo es que se conozcan los secretos oficiales.

A su juicio, es un "síntoma de salud democrática" que un país pueda acceder a esa información después de que pase un número de años "prudentes", y "no los que establece la ley actual". "Los países con las democracias más asentadas tienen estos mecanismos", ha zanjado.

Contador