Gibraltar.- Londres afirma que el submarino 'HMS Sceptre' ha parado en Gibraltar para un "mantenimiento rutinario"

Actualizado 23/02/2007 19:06:27 CET

LONDRES, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

El submarino británico 'HMS Sceptre', dotado de un reactor nuclear, permanece parado en Gibraltar para someterse a un trabajo de "mantenimiento rutinario" que "no representa" riesgo alguno para la salud pública, informaron hoy fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido.

El sumergible estará en el Peñón por un número indeterminado de días que Londres no desvelará "por razones de seguridad", precisaron a Europa Press fuentes de la Embajada británica en España, que señalaron que no será una estancia larga y que probablemente no llegará a una semana.

Verdemar-Ecologistas en Acción del Campo de Gibraltar denunció ayer que tras la salida del Peñón del submarino nuclear 'HMS Turbulence' transitaba por el Estrecho el 'HMS Sceptre' otro sumergible con reactor nuclear "de los más viejos" de la Marina británica "con una larga lista de averías".

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación aseguró anoche que la seguridad está "garantizada" en la circulación de los submarinos nucleares que estos días han pasado por el Estrecho de Gibraltar.

Fuentes del departamento que dirige Miguel Angel Moratinos precisaron que es la Marina británica quien garantiza esta seguridad e indicaron que si estos vehículos supusieran un peligro no estarían circulando.

Asimismo, señalaron que Reino Unido informó a España de la presencia de los dos últimos submarinos que se han acercado al Estrecho y recordaron que existe un compromiso de Londres para que ningún submarino de este tipo sea reparado en el Peñón.

A principios de 2006, el entonces ministro británico de Asuntos Exteriores, Jack Straw, envió a Miguel Angel Moratinos una carta en la que puso por escrito garantías sobre el uso de la base naval de Gibraltar por submarinos nucleares. En opinión del Ejecutivo español, esta misiva garantiza que no se volverá a reproducir la situación del submarino 'Tireless' en el año 2001.

En contrapartida, el Gobierno español dijo que entendía que Reino Unido requiriera que sus submarinos de propulsión nuclear realicen escalas en sus bases navales fuera de Reino Unido por razones operativas de acuerdo con su política global de defensa.

La carta garantizaba asimismo que no habría descargas de material nuclear ni de residuos de un navío de guerra de propulsión nuclear susceptibles de provocar el más mínimo peligro mediante un aumento de la radioactividad general del medioambiente y que todas las precauciones y los procedimientos de seguridad que se apliquen en operaciones en puertos en el Reino Unido serían también aplicados de manera estricta en todos los puertos de ultramar, incluido el de Gibraltar.