Actualizado 22/04/2012 13:44 CET

El Gobierno colaborará con sus socios en Eurofighter para intentar "dar la vuelta" al contrato perdido en India

Eurofighter del Ejército del Aire español
EUROFIGHTER

MADRID, 22 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno español "colaborará" con sus socios europeos de Eurofighter para tratar de "dar la vuelta" al contrato perdido por el consorcio para la venta de 126 aviones de combate a India, que fue adjudicado el pasado mes de enero a la francesa Dassault y cuya concesión tendría un impacto positivo no sólo para el fabricante, sino también en la "presión" presupuestaria que supone este programa para España.

Así lo explicó recientemente el secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, en un encuentro con periodistas, en el que reconoció que los países implicados en Eurofighter --España, Italia, Alemania y Reino Unido-- quieren hacer un "esfuerzo" para tratar de recuperar este contrato, que está valorado en más de 10.000 millones de dólares (más de 7.600 milllones de euros).

Argüelles indicó que este impulso está encabezado por Alemania, porque tiene el liderazgo de esta campaña entre los usuarios, pero aseguró que todos los socios que puedan "aportar" algo a esta batalla, lo harán. "España colaborará como lo harán los demás", aseguró.

Reino Unido, con vínculos históricos con India, ya está trabajando en este sentido. De hecho, el ministro británico de Hacienda, George Osborne, viajó a principios de mes a India, y, según informó 'The Telegraph', en su agenda figuraba la defensa del Eurofighter como la "mejor opción" para la Fuerza Aérea india.

Pese a que el 31 de enero el Gobierno indio anunció que el avión de combate Rafale, de la francesa Dassault, había sido elegido para la fabricación de 126 aviones de combate, no han avanzado las negociaciones para la firma del contrato, a las que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha prometido su "total apoyo".

En estas semanas, la prensa india se ha hecho eco de denuncias de algunos diputados sobre posibles irregularidades en la concesión del contrato y el ministro de Defensa indio, A.K. Antony, ha reconocido que hay una "investigación" en marcha.

EUROFIGHTER NO LO DA POR PERDIDO

Mientras tanto, Eurofighter mantiene la "esperanza" de que el Gobierno reconsidere su decisión y les acabe otorgando el consorcio. Fuentes del consorcio han asegurado a Europa Press que "en absoluto se da por perdido el contrato" y han recordado que no sería la primera ocasión en que se le da la vuelta a una situación así.

De haber ganado el concurso el consorcio europeo, la factoría en Getafe (Madrid) de Cassidian --filial de Defensa de EADS con la que España participa en el consorcio-- se habría encargado de la fabricación de elementos electrónicos y del ala derecha del avión, un incremento en la carga de trabajo que habría reforzado los 22.000 empleos considerados de alta cualificación que ha creado este programa en España.

Pero, además, el secretario de Estado de Defensa reconoció esta semana que si se hubiera ganado el millonario concurso en India, se "habría aliviado" la presión presupuestaria que supone este programa para España.

Con la sombra de la deuda de los programas especiales de Defensa, que sólo en 2012 supondrán 2.370 millones de euros y de los que sólo hay cubiertos 507 millones, Argüelles explicó que algunos de estos programas se pueden "descargar" mediante la exportación y puso como ejemplo el concurso de India.

Al margen de esta "oportunidad", también recordó la campaña abierta en Corea del Sur, que lidera España, y en la que está en juego un contrato estimado en más de 5.000 millones de euros, que no se espera que esté resuelto antes de finales de este año.

España se comprometió a adquirir 87 aviones de combate del consorcio 'Eurofighter', uno de los programas con el que el Gobierno mantiene una deuda más cuantiosa. El pasado mes de enero, el Consejo de Ministros aprobó el pago de 309 millones de euros con los que saldar parte de los compromisos pendientes.

Mientras tanto, Defensa continúa examinando los 19 programas especiales y buscando solución a los compromisos de pago que hay que afrontar. Argüelles explicó esta semana en el Congreso de los Diputados que, una vez finalice el trámite parlamentario de los Presupuestos Generales del Estado para 2012, se iniciarán conversaciones con los Ministerios de Hacienda y Administraciones Públicas, Economía y Competitividad, Industria, Energía y Turismo, así como con los grupos parlamentarios y la industria de defensa, para abordar esta cuestión.

Por el momento, el ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha asegurado que entre los instrumentos que se manejan están la replanificación de los programas, la modificación de los pedidos e incluso su cancelación. Argüelles ya habló de un escenario 2012-2030, lo que supone aumentar en cinco años el plazo marcado para pagar los más de 31.000 millones de euros que suman la factura de los 19 programas.