Actualizado 25/06/2020 19:10:51 +00:00 CET

González Laya insiste ante su colega holandés en que el fondo europeo se acuerde en el mes de julio

La ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya,en una foto de archivo
La ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya,en una foto de archivo - Eduardo Parra - Europa Press

El ministro Stef Blok subraya que cualquier plan de recuperación debe ser "sostenible"

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

La ministra de Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya, ha asegurado este jueves que ve "posible" un acuerdo sobre el fondo de recuperación de la UE y el marco financiero plurianual 2021-2027 para el mes de julio, a pesar de las diferencias entre los Veintisiete.

En una rueda de prensa celebrada conjuntamente con el ministro de Exteriores de Países Bajos, Stef Blok, con el que ha mantenido un encuentro, la ministra ha manifestado que solventar los desacuerdos y alcanzar un pacto sobre el fondo de recuperación frente a la crisis provocada por la pandemia de coronavirus no solo es "posible" sino "deseable".

"Vamos a trabajar y a poner nuestro máximo esfuerzo en que sea posible, en que ocurra el mes de julio, y vamos a poner toda nuestra energía porque la profundidad de la recesión que tenemos delante nos obliga a ser todos tremendamente responsables", ha aseverado.

En este sentido, ha insistido en que "desde la posición española" se trata de un plan que estará "ligado a los objetivos comunes, de todos los países miembro de la UE". Así, ha afirmado que se trata de una serie de medidas cuyo objetivo es "construir una mayor resistencia económica frente a shocks y crisis futuras", para una economía más "resiliente".

González Laya, que ha calificado su encuentro con Blok como "franco", "constructivo" y "útil", ha apuntado al Semestre Europeo como el mecanismo de supervisión idóneo tras analizar las reformas necesarias para cada país: "si uno quiere que la comunidad sea solidaria, tiene que aceptar ser solidaria".

PAÍSES BAJOS: EL FONDO DEBEN APROBARLO LOS PARLAMENTOS

El ministro neerlandés, por su parte, ha subrayado que el fondo debería permitir que "cada país salga más fuerte" de la crisis, si bien ha resaltado que esto debe hacerse "de forma sostenible". "Somos todos países democráticos, así que las medidas a tomar tienen que aprobarlas los Parlamentos; depende de los países", ha destacado.

Para ello, ha afirmado que "el tiempo y el momento" de las medidas debe ser "muy específico y concreto", como lo son las características y circunstancias propias de los países que forman el bloque comunitario, y ha recordado que cada Estado miembro se ha visto afectado por la COVID-19 de forma distinta.

"Países Bajos está comprometido con el trabajo a nivel europeo para acabar con esta crisis, y para nosotros es crucial que se sostenga el bienestar económico, desarrollar resiliencia", ha expresado antes de sostener que "hay que hacerlo de tal forma que los estados salgan mejor parados, más fuertes".

"Creo que los pasos lógicos a tomar requieren que cada país garantice, al final, que la economía siga creciendo de forma sostenible", ha subrayado a pesar de que ha reconocido que por el momento "no hay condiciones porque no hay plan de recuperación".

El plan de recuperación, que necesita el apoyo unánime de los Veintisiete, se ha topado por el momento con varios escollos. Países como Dinamarca, Suecia, Austria y Países Bajos, considerados más austeros, buscan un plan que se financie con emisiones de deuda, pero rechazan los subsidios y apoyan los préstamos.

Francia, España e Italia, así como Alemania, han insistido en sacar adelante "lo antes posible" un plan dotado de al menos de 500.000 millones de euros. De todos ellos, España e Italia serían los países más beneficiados por este fondo.

Esta semana, la Comisión Europea ha propuesto utilizar 344.000 millones de euros del fondo de recuperación económica de la UE, un 46 por ciento del total, ya en 2021, de los cuales 211.000 millones serían transferencias directas y 133.000 millones se canalizarían a los países en forma de préstamos a devolver.

Contador

Para leer más