Guardia Civil no descarta que los independentistas crearan una cuenta fiduciaria en Luxemburgo como hizo Eslovenia

Foto de archivo de Torra, Puigdemont y otros miembros del Govern catalán
GENERALITAT CATALANA
Actualizado 14/10/2018 20:23:40 CET

El secretario de Hacienda guardaba un informe que recogía cómo se preparó ese país para independizarse guardando dinero en el exterior

MADRID, 14 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil ha remitido recientemente un informe al Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, que investiga el 'procés', en el que no descarta que los responsables independentistas hubieran creado una cuenta fiduciaria en Luxemburgo, como hizo Eslovenia, para proveerse de fondos de cara a la independencia que pretendía declarar.

El citado informe, al que ha tenido acceso Europa Press, incluye un amplio resumen de los documentos intervenidos al secretario de Hacienda, Lluís Salvadó, que desarrollaban 175 medidas a adoptar por el Gobierno catalán y el Parlamento para contribuir a la creación de un Estado propio, asegurar su funcionamiento, ser reconocido internacionalmente y desplegar, como Estado independiente, su administración.

Entre esa documentación, los investigadores encontraron un informe sobre los pasos que dio Eslovenia antes de independizarse de la antigua Yugoslavia. En él se recogen las similitudes y diferencias entre este pequeño país (con poco más de dos millones de habitantes) y Cataluña e incluso algunas recomendaciones que les dieron las autoridades eslovenas en los distintos viajes que hicieron allí, entre otros, el actual vicepresidente Pere Aragonés.

De entre estas, la Guardia Civil destaca la creación de una cuenta fiduciaria en Luxemburgo, que las autoridades eslovenas crearon con el objetivo de acumular recursos para hacer frente al pago de sus deudas una vez que se hubiera producido la independencia. "Algo que no se puede descartar que hayan puesto en marcha los responsables independentistas", aseguran los investigadores en este trabajo entregado en el Juzgado.

La actual Eslovenia declaró la independencia en junio de 1991, pero las negociaciones duraron entre el 92 y el 95. Durante esos años "Eslovenia debía pagar a la agencia estatal yugoslava sus contribuciones para la deuda total. Para acumular los recursos para el pago de la deuda, Eslovenia creó una cuenta fiduciaria en Luxemburgo a donde se derivaban los pagos de la deuda que le podría corresponder".

Esa fue la estrategia que siguió este país desgajado de Yugoslavia y que, según la Guardia Civil, no se puede descartar que los responsables de la Generalitat hubieran seguido el mismo camino en previsión de una posible independencia de España.

Los documentos que guardaba Salvadó también exponían la advertencia que les hicieron las autoridades eslovenas de que evaluasen muy bien el impacto que sus decisiones unilaterales pudieran tener en el funcionamiento del sistema de financiación porque el sector bancario y financiero podría ser un aliado importantísimo en el proceso político catalán.

RESPALDO DE AUTORIDADES ESLOVENAS Y DEL GOBERNADOR DE SU BANCO CENTRAL

En este sentido y respecto a Cataluña, los eslovenos les aconsejaron que "hablaran bien con los bancos porque muchos de los bancos comerciales "probablemente no querrán trabajar" con ella "ni extender nuevo crédito".

Según los papeles de Salvadó, las autoridades eslovenas se mostraron dispuestas a asesorar a Cataluña para crear su Banco Central. Según sus documentos, incluso el gobernador del Banco de Eslovenia se mostró dispuesto a apoyar a la nueva República cuando el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) abordara el asunto de Cataluña.

Se ofreció también a transferir conocimiento y sistemas de información. Incluso comentó que le parecía apropiado mencionar el encuentro con Cataluña en la siguiente reunión del Consejo de gobierno del BCE, formado por los gobernadores de los bancos centrales que forman parte de la zona euro y que se reúnen cada 15 días en Frankfurt.

El documento que analiza la Guardia Civil también incluye algunas diferencias entre Eslovenia y Cataluña, destacas en los papeles del secretario de Hacienda catalán, como el hecho de que este país contara ya con su propia autoridad fiscal con lo que, asegura el texto, "era relativamente sencillo dejar de pagar impuestos al gobierno federal y hacerse cargo de las aduanas, lo que constituye una diferencia fundamental respecto a Cataluña".

También destacan que Eslovenia contaba ya con un embrión del Banco Central ya que el Banco Central de la antigua Yugoslavia tenía ramas en las distintas repúblicas que lo conformaban.

Se reconoce, además, que el país desgajado de Yugoslavia estaba dentro de una federación colapsada mientras que Cataluña pertenece a un país mucho más poderoso. Y recalca que en Eslovenia resultó clave que el respaldo a la independencia obtuviese el 88,5 por ciento de los votos con un 94,8 por ciento de participación. Por ello, se señala que había que tener en cuenta "la fuerza con la que el SI iba a ganar el referéndum" en Cataluña.

Sin embargo, en el referéndum ilegal del 1 de octubre, aún admitiendo como válidos los datos oficiales que se emitieron --después de que los observadores dijeron que el referéndum no pudo cumplir los estándares internacionales--, votó sólo el 43 por ciento de la población, en su mayoría, (el 90,2 por ciento de los votos) los interesados en la independencia.

DESTACABAN SUS CONTACTOS CON BANCOS SUIZOS Y CON ALEMANIA

En cualquier caso, y en esos meses previos al referéndum, el informe que tenía Lluís Salvadó decía que no debían "infraestimar" ni el poder de Cataluña, ni los contactos, especialmente "con bancos suizos y con la propia Alemania". Esta afirmación, en comparación con el hecho de que Eslovenia obtuvo el respaldo de Alemania y del Vaticano para independizarse, con el reconocimiento internacional.

Y señala, en este sentido, los contactos que tienen con organizaciones internacionales, que consideraban claves para ver qué amigos tiene Cataluña en Europa y quien estaría dispuesto a dar apoyo una vez que se declarara la independencia, teniendo en cuenta sobre todo "el poder del BCE, del ECOFIN, del FMI, en el que Estados Unidos tiene un enorme poder, y del BIS y la necesidad de Cataluña de negociar con los gobernadores de los principales bancos centrales del mundo".