La juez procesa a los dos acusados de quemar a una mendiga en un cajero de Barcelona y les ordena afianzar 90.000 euros

Actualizado 05/02/2007 21:05:05 CET

BARCELONA, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

La juez de Instrucción número 9 de Barcelona ha procesado por un delito de asesinato y otro de daños a Ricard P.B. y Oriol P.S., los dos jóvenes mayores de edad acusados de quemar viva a una indigente en un cajero automático de la capital catalana a finales de 2005. La magistrada también les obliga a pagar 90.000 euros de fianza para hacer frente a las responsabilidades pecuniarias que pudieran derivarse de su participación en el crimen.

Por el crimen de la indigente María Rosario E.P., de 50 años, ya fue condenado el único acusado menor de edad, J.J.M.R., quien permanece en el centro de internamiento para jóvenes Els Til·lers, en Mollet del Vallès (Barcelona), después de que la juez de Menores número 6 de Barcelona le condenase el pasado mes de abril a ocho años de internamiento en régimen cerrado y a cinco más de libertad vigilada también por los delitos de asesinato y daños.

Según el auto de procesamiento, al que ha tenido acceso Europa Press, de todas las diligencias practicadas durante la instrucción del caso se desprenden "indicios racionales de criminalidad" contra los dos jóvenes para declararles formalmente procesados por un delito de asesinato y otro de daños.

Ricard P.B. y Oriol P.S. salieron hoy de la prisión de jóvenes de la Trinitat, donde permanecen desde el 21 de diciembre de 2005, para que la juez les informase de los delitos por los que van a ser procesados y les tomase declaración indagatoria.

Los dos jóvenes aseguraron ante la magistrada que no tenían intención de acabar con la vida de María Rosario E.P. y lamentaron lo ocurrido, según explicó a Europa Press la defensa de Ricard P.B., ejercida por Juan Antonio del Moral.

LE LANZARON VARIOS OBJETOS ANTES DE QUEMARLA.

Los hechos se remontan a las 22.10 horas del 15 de diciembre de 2005, cuando María Rosario E.P. entró en el cajero de una oficina de 'La Caixa' situada en la calle Guillem Tell del barrio de Sant Gervasi con la intención de pasar allí la noche, según revela la grabación de la cámara de seguridad del cajero.

En el inmueble se estaban realizando obras de limpieza de la fachada y se habían instalado varios andamios. Para llevar a cabo dicha tarea se estaba utilizando disolvente, que se almacenaba en unos bidones de 25 litros a los que sólo se podía acceder escalando hasta la primera planta de los andamios.

La agresión se inició entre las 1.38 y las 1.44 horas del 16 de diciembre, cuando los dos imputados mayores de edad, Ricard P.B. y Oriol P.S., presuntamente entraron dos veces en el cajero para increpar a María Rosario y lanzar varios objetos contra la mujer, entre ellos, una naranja, una botella de plástico y un cono de señalización. La víctima, no obstante, consiguió echarles y cerró la puerta de acceso a la entidad.

Fue sobre las 4.20 horas cuando el imputado menor de edad, J.J.M.R., de 16 años, consiguió que la víctima retirara el cerrojo de la puerta y le facilitara la entrada, simulando que deseaba efectuar una operación en el cajero y aprovechando que la mujer no le conocía.

A continuación, los tres jóvenes supuestamente entraron dos veces más en la entidad, portando J.J.M.R. en una de las ocasiones un tubo cilíndrico de color marrón con el que golpeó a la indigente. Una vez en el exterior, habrían subido a la primera planta del andamio para coger uno de los bidones de disolvente, que llevaba pegada una etiqueta en la que se leía 'Disolvente Universal 039' y que contenía sustancias acelerantes de la combustión, según relata el auto.

Ya sobre las 4.57 horas, el grupo formado por los tres jóvenes presuntamente acordó dirigirse de nuevo al interior del cajero automático. Una vez allí, mientras Oriol P.S. sujetaba la puerta manteniendo una actitud vigilante, J.J.M.R. y Ricard P.B. presuntamente entraron en el interior, derramaron el disolvente sobre María Rosario E.P. y le prendieron fuego con un cigarrillo, produciéndose una potente deflagración que se extendió a las instalaciones del cajero.

INDICIOS DE SU PARTICIPACIÓN EL CRIMEN.

La juez instructora considera que existen variados indicios de la participación de Ricard P.B. y Oriol P.S. en el crimen de la indigente, entre ellos, la filmación de la cámara de seguridad del cajero donde ocurrieron los hechos y la declaración que efectuó el menor J.J.M.R. ante los Mossos d'Esquadra y la Fiscalía de Menores, donde efectuó una "minuciosa" descripción de los hechos.

Para la magistrada también es significativo que este último aceptara la pena solicitada por el Ministerio Fiscal y la acusación particular --ejercida por la familia de la víctima y por 'La Caixa'--, quienes pidieron que se le impusiera la condena máxima que prevé la legislación de menores para el delito de asesinato, ocho años de internamiento en régimen cerrado.

La juez tiene en cuenta, además, los resultados de las pruebas periciales practicadas respecto al contenido del bidón de disolvente, la importancia de los daños sufridos por el cajero --cuyos desperfectos han sido tasados en 23.034 euros-- y los resultados de la autopsia de la víctima, que sufrió quemaduras de segundo y tercer grado en el 70% de su cuerpo --piernas, brazos, cráneo, cuello, tórax, espalda y glúteos-- y tenía la cara carbonizada.

Por todo ello, la magistrada ha decidido procesar a Ricard P.B. y Oriol P.S. por un delito de asesinato --al entender que actuaron con alevosía y ensañamiento-- y otro de daños y, además, les obliga a consignar en el juzgado una fianza de 90.000 euros para poder hacer frente con dicha cantidad a las responsabilidades pecuniarias que puedan derivarse de su participación en el crimen de la indigente.