Juventudes del PSOE pedirán la supresión de la casilla de la Iglesia en el IRPF en su 24 Congreso

Actualizado 25/04/2012 16:08:49 CET

Apoyan reformar la ley electoral, admiten que el 15M influyó en sus votantes y piden al PSOE que asuman demandas de los jóvenes

MADRID, 25 Abr. (EUROPA PRESS) -

Juventudes Socialistas de España (JSE) debatirá en su próximo Congreso Federal una propuesta de medidas para una sociedad "radicalmente laica", con respeto a todas las religiones e ideologías, y entre ellas menciona la supresión de la casilla en la Declaración de Hacienda a la Iglesia Católica. "La Iglesia Católica, como ninguna otra confesión, puede tener un trato de favor en lo referente al pago de impuestos", dicen.

Estas propuestas forman parte del borrador de ponencia marco, recogido por Europa Press, para el 24 Congreso Federal. El congreso se celebrará entre el 27 y el 29 de abril en la sede de UGT Madrid y en su transcurso se debatirán estas otras propuestas.

La ponencia marco considera "preocupante" que en las dos últimas elecciones --municipales y generales-- el PSOE haya dejado de ser el partido más votado por los jóvenes, a pesar de que una mayoría de la juventud se sigue definiendo como de izquierdas.

Para los jóvenes del PSOE, en ese 'abandono' pesaron decisiones del Gobierno la 'reforma express' de la Constitución, la 'Ley Sinde' de propiedad intelectual en Internet o la instalación del sistema de defensa anti misiles en la base naval de Rota, y también el no haber tomado medidas a favor de la dación en pago o la limitación de los sueldos de los directivos de la banca mientras se les prestaba dinero público.

Además, creen que el movimiento 15M, formado mayoritariamente por jóvenes y muy crítico con las medidas del anterior Gobierno, no influyó a los votantes del PP, pero sí a los del PSOE, con sus mensajes como "no les votes" o "PPSOE". El documento alude a otras movilizaciones juveniles --por ejemplo las "manifestaciones pacíficas educativas" de Valencia-- y añade que "muchas de sus demandas y peticiones deben de ser asumidas por el PSOE y deben de ser las JSE las encargadas de defenderlas y explicarlas".

Entre otras cosas, JSE se propone abanderar la propuesta de modificación de la ley electoral para que sea más justa y equitativa de manera que una serie de diputados sea elegido de manera proporcional a los votos totales conseguidos en toda España".

SEPARACIÓN IGLESIA-ESTADO

La separación "efectiva y transparente" entre los poderes públicos y "cualquier confesión religiosa" ocupa apenas una página entre las 145 del borrador de ponencia, pero incluye medidas muy concretas, como la supresión de símbolos religiosos en todos los edificios y actos oficiales o que en los funerales de Estado no haya "ningún tipo de participación o de confesión religiosa".

Además, proponen que los poderes públicos puedan participar en actos religiosos, pero que no haya actos de 'ofrecimiento', como que los alcaldes rindan su bastón de mando ante alguna autoridad religiosa.

También estudiarán pedir la reforma del artículo 16 de la Constitución de 1978 para que no haya ninguna referencia a ninguna confesión religiosa en particular, y que se apruebe una Ley de Libertad Religiosa "en la que se consagre la laicidad del Estado" y el derecho de los ciudadanos "a profesar cualquier confesión religiosa que no atente a los derechos fundamentales". El "sometimiento" de las mujeres, la "ablación" y otras prácticas "que anulen a las personas" deben perseguirse y erradicarse, puntualizan.

Dicho esto, los jóvenes del PSOE reconocen el papel que la Iglesia Católica tiene en España, en el plano "social, político y económico". En el social, señala que "a pesar de ciertas sombras" la Iglesia realiza "una gran labor, que debe ser recompensada económica y socialmente", ya que llega a colectivos y rincones "con una capacidad superior, hoy por hoy, a la de cualquier poder público".

CRÍTICAS A LA CONFERENCIA EPISCOPAL

En cambio, marcan distancia con las posiciones políticas de los responsables eclesiásticos, y en particular con la Conferencia Episcopal, a la que acusan de intentar una "imposición moral" que supone apostar por "más desigualdad, más insalubridad y más pobreza social e individual".

Por eso, el borrador propone que la relación entre los poderes públicos y la Iglesia Católica se base en la "denuncia y revisión" de todos los acuerdos con el Vaticano y en "fiscalización y transparencia suficiente" de las ayudas que recibe la Iglesia Católica, exigencia que extiende a todas las confesiones.

En tercer lugar, proponen que los poderes públicos deban asegurar el patrimonio artístico de la Iglesia Católica, "siempre y cuando estos estén a disposición del uso y disfrute del conjunto de la ciudadanía" y que se haga un inventario y, en lo posible, una "reposición", de "todos los bienes que la Iglesia Católica se ha apoderado de manera injusta en los últimos decenios".

En el plano económico, los jóvenes socialistas proponen que las agencias de calificación privadas estén reguladas y "sujetas a un escrutinio más intenso de las instituciones públicas" y, además, exigir en la UE "un impuesto a las transacciones financieras (tasa Tobin)", la apuesta por la dación en pago o la emisión de eurobonos para finalizar la especulación en contra de un solo país de la eurozona.

Por otro lado, pedirán que los Gobierno europeos fomenten la convergencia de los salarios mínimos para que los países compitan entre en base excelencia y productividad y no bajando salarios. Y solicitarán a la Comisión Europea que desarrolle una legislación para armonizar el estatuto del becario para "establecer normas que prevengan el abuso".