LAB apoya a los alumnos de un instituto de Pamplona que hicieron un homenaje a dos miembros de ETA

Actualizado 16/10/2008 15:12:53 CET

PAMPLONA, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

Representantes del área de Educación del sindicato LAB mostraron hoy su apoyo a los alumnos que el pasado 26 de septiembre se concentraron en el patio del instituto Iturrama de Pamplona para homenajear a dos miembros de ETA. Además, aseguraron que la trascendencia del hecho ha sido "totalmente sobredimensionada", ya que las medidas a tomar "deben corresponder exclusivamente a la dirección del centro y no a agentes externos".

En una rueda de prensa celebrada en la sede de LAB, Leire Nalda, Eneko Yurramendi y Jokin Aldanondo, los tres miembros del sindicato, se mostraron en contra de los expedientes abiertos a dos de los alumnos que se concentraron "ya que se pueden derivar muchos más e incluso acabar con el tema en la Audiencia Nacional, con todo el riesgo que eso conlleva".

Según expuso Leire Nalda, el sindicato "no aceptará que dentro de temas de convivencia de centros entren agentes externos (Fiscalía o Asociación de Victimas del Terrorismo) y mucho menos cuando el único objetivo de estos agentes es castigar a estos alumnos".

A su juicio, toda esta polémica "ha trastocado la vida del centro, ya que ahora son muchos los que tienen miedo a nuevos expedientes e incluso detenciones" y, además, porque "han puesto a este centro como punto de exaltación del terrorismo de cara a la opinión pública".

Respecto a la actitud del consejero de Educación, Carlos Pérez Nievas, que manifestó que este asunto había sido uno de los mayores problemas que se le ha presentado desde que es consejero, Nalda afirmó que "existen otros problemas muchos más graves en la Educación de Navarra y mucho que mejorar".

También quisieron hacerle llegar al titular del departamento que el sindicato "seguirá detenidamente en los próximos días estos expedientes abiertos".

Por su parte, Eneko Yurramendi aseguró que "no es casualidad" que este hecho hay tenido lugar en Iturrama, "un modelo de barrio dormitorio de clase media-alta que en los últimos años ha sido especialmente castigado, queriendo frenar la determinación de algunos vecinos en construir otro modelo de barrio".

Tampoco, en su opinión, es casualidad "que este escándalo se produzca en un centro de modelo D, ya que otra vez nos situamos en la dinámica en contra de la normalización del euskera que se da en Navarra".

Por último, realizaron una llamamiento al resto de profesores y padres de alumnos "para que ayuden a que no se produzcan en ningún otro centro de estudios situaciones como la que se ha producido en Iturrama".