Publicado 16/12/2021 14:55CET

El llamamiento de Robles contra la intolerancia desde la 'isla de los esclavos' en Senegal

La ministra de Defensa, Margarita Robles, junto al JEMAD, almirante general Teodoro López Calderón, en la isla de Gorée (Senegal)
La ministra de Defensa, Margarita Robles, junto al JEMAD, almirante general Teodoro López Calderón, en la isla de Gorée (Senegal) - MINISTERIO DE DEFENSA

DAKAR (SENEGAL), 16 Dic. (De la enviada especial de EUROPA PRESS, Pilar de la Cuesta) -

La isla senegalesa de Gorée se ha convertido en un memorial contra la infamia después de haber sido durante casi 400 años lugar de partida de esclavos rumbo a las plantaciones de Estados Unidos, Brasil y el Caribe.

"Tenemos que hacer una apuesta por el perdón, la reconciliación y el respeto a los derechos humanos para que nunca más hechos tan terribles como los que han tenido lugar aquí puedan volver a ocurrir", ha reivindicado la ministra de Defensa, Margarita Robles, en una "emocionante" visita a la isla.

Se trata de una extensión de 900 metros de largo por 300 metros de ancho a pocos kilómetros de Dakar que desde el siglo XV hasta el XIX se convirtió en una activa base de comercio de esclavos. Tenía hasta 20 edificaciones donde se hacinaba a las personas hasta que salían en barco rumbo al otro lado del Atlántico.

Robles ha visitado una de estas 'casas de esclavos' en la que aún se pueden ver los reducidos habitáculos donde permanecían hacinados durante tres meses en los que solo se les permitía salir a la luz una vez al día. Cuando lo abandonaban era para atravesar la 'puerta de no retorno', una salida directa al mar a la que llegaban atados de dos en dos con cadenas de 10 kilos y no tenían otra elección que el barco que les llevaría a América o la muerte.

Las familias eran siempre separadas y los niños tenían el precio de diez espejos, mientras que los hombres --que tenían que pesar más de 60 kilos-- y las mujeres vírgenes eran cambiadas por un barril de ron o armas.

SACAR LECCIONES

"No podemos olvidar lo pasado en tiempos y siglos pasados", ha insistido Robles llamando a "sacar lecciones" de sucesos como los de la isla de Gorée y "no bajar la guardia" para evitar que se reproduzcan situaciones en las que los seres humanos fueron tratados "como mercancías".

En este sentido, ha hecho un llamamiento contra los movimientos que no respeten los derechos humanos o promuevan la desigualdad. "Tenemos que ser libres y respetuosos, cualquier posición que no vaya en esta línea no es buena para el futuro de la humanidad", ha sostenido.

Robles ha llamado así a ser "beligerantes" contra "cualquier género de intolerancia". "No se puede disfrazar ni justificar la intolerancia, la intolerancia siempre lo que hace es incidir en las desigualdades", ha reiterado.

Para leer más