Actualizado 11/12/2007 13:25 CET

Mas avisa de que el Estado "se tiene que preparar" para dar respuesta a los planteamientos que Cataluña pueda hacer

MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de CiU, Artur Mas, advirtió hoy de que el Estado "se tiene que preparar" para dar respuesta a los planteamientos que Cataluña pueda hacer "democráticamente y por consenso" y avisó de que no servirá poner la Constitución "como parapeto" y convertirla así en "un muro".

Durante su intervención en el Forum Europa, Mas se preguntó sobre la respuesta del Estado si el Tribunal Constitucional decide rebajar el Estatuto de Autonomía catalán, pero también sobre cuál será la respuesta ante la "expresión democrática del pueblo catalán" a través de planteamientos como la reclamación de un concierto económico similar a los vigentes en el País Vasco o Navarra. "¿Cómo reaccionará el Estado cuando Cataluña plantee el concierto económico? España tiene que poder dar respuesta", subrayó.

En este sentido, advirtió de que su partido no aceptará que se plantee una reforma de la Constitución para marcar las competencias del Estado ni una reforma de la ley electoral, así como también rechazará un pacto entre PSOE y PP "para apartar a los partidos nacionalistas". "El Estado se tiene que preparar para dar respuesta a lo que desde Cataluña se pueda plantear", insistió para defender a continuación que "las recetas que se oyen no son válidas".

A su juicio, esta respuesta debe darse desde "un Estado plurinacional" pese a que ahora "mucha gente se empecina en negar la evidencia". "Creemos que es la única fórmula posible, el Estado de las autonomías está en su punto final --argumentó--. Aunque hemos encontrado muchas dificultades y ahora vemos signos preocupantes".

"ESPAÑA TENDRÁ UN PROBLEMA"

Así, en una intervención con el objetivo de presentar en Madrid su proyecto de catalanismo, avisó de que, si el Tribunal Constitucional acepta alguno de los recursos planteados al Estatuto catalán, la comunidad tendrá un problema "pero España también". Según señaló, si esta situación se produce, Cataluña "tendrá que reaccionar en lo que será una situación de emergencia", pero se preguntó además "cómo se va a tratar desde los poderes políticos del Estado".

Artur Mas se mostró en este sentido muy crítico con el Gobierno presidido por José Luis Rodríguez Zapatero y le acusó de haber incumplido el texto estatutario en su primer año en vigor "y haberlo reconocido el segundo año". Además, recordó que el Tribunal Constitucional sufre cada día "batallas internas" y está "muy mediatizado por los poderes políticos", por lo que subrayó que si su veredicto es contrario al Estatuto "habrá un conflicto de legitimidades muy importante y sin precedentes".

Sobre la respuesta que tendrá que haber en Cataluña si el Estatuto es rebajado, defendió la necesidad de crear un gobierno de concentración haciendo "un esfuerzo de generosidad" para que la comunidad "pueda defenderse con las mejores armas". Para él, este gobierno estaría formado "por cuantos más partidos mejor" con la condición de que "quien esté debe defender y votar lo mismo en Cataluña y en Madrid".

El presidente de CiU explicó así su proyecto en un acto en el que no estuvo presente el candidato del partido a las elecciones generales, Josep Antoni Duran, y lo basó en cuatro pilares fundamentales: "nación plena, Cataluña como vanguardia, Cataluña global y el derecho a decidir de los catalanes". Además, planteó el "gran reto" de conseguir que todos los catalanes "sientan que Cataluña es su país".

"QUE GANE QUIEN LOS CIUDADANOS QUIERAN"

En este contexto, también hizo referencia a las próximas elecciones generales y rechazó tomar partidos por PP o PSOE. "Que gane quien los ciudadanos quieran que gane", aseveró tras recordar que CiU "no está obligada" a entenderse con ninguno de los dos "a menos que atiendan sus planteamientos". "Hoy por hoy ninguno da cumplimiento a las exigencias mínimas de CiU", insistió poniendo como ejemplo las infraestructuras o la transferencia de los aeropuertos.

En el desayuno sí estuvieron presentes algunos diputados nacionales de CiU como Carles Campuzano, además del dirigente del PNV Iñaki Anasagasti. También asistió al evento el socialista José Bono, quien aprovechó para intervenir y manifestar su desacuerdo con las propuestas de Mas y hacer una defensa de la Constitución. Además, advirtió de que las naciones "son un invento".

Como respuesta, el presidente de CiU rechazó este planteamiento y defendió que la nación es "una realidad y un sentimiento". También defendió la importancia del Estatuto "como un instrumento y no como una finalidad" y criticó que durante su tramitación "se puso a Cataluña al pie de los caballos en el conjunto de España", lo para él demuestra que en el país se tiene "baja intensidad democrática".