El PP de Barcelona reclama "cohesión" al tripartito municipal contra 'okupas' y grupos radicales

Actualizado 14/01/2007 15:48:11 CET

BARCELONA, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PP de Barcelona, Alberto Fernández Díaz, reclamó hoy al alcalde de la ciudad, Jordi Hereu, "cohesión" en el tripartito municipal frente a 'okupas' y grupos radicales, con motivo de los incidentes de ayer a raíz de la manifestación 'okupa' contra la desocupación el pasado miércoles de Can Mireia en el distrito de Sant Andreu de la ciudad condal.

Fernández Díaz se refirió a las discrepancias en el tripartito protagonizadas por Els Verds --en coalición con Iniciativa per Catalunya (IC)-- quienes mostraron su apoyo a la 'okupación' y su rechazo a los desalojos que se están llevando a cabo en la ciudad.

También recordó que, en otras ocasiones, el respaldo ha venido por parte de otro socio de gobierno como ERC, como en el caso de la ex concejal Roser Veciana que se mostraba a favor de los 'okupas' o la "actitud tibia" del actual concejal del distrito de Gracia, Ricard Martínez, que con su actitud "ha favorecido el efecto llamada y el arraigo de 'okupas', grupos radicales y antisistema de la ciudad", según Fernández Díaz.

El presidente popular, que ha participado esta mañana en la celebración de la fiesta dels Tres Tombs del barrio de Sant Andreu, criticó que "las detenciones que se realizan en estos casos son testimoniales y los responsables de actos violentos acostumbran a quedar impunes" aunque, por otro lado, se sorprendió de que en los altercados de la manifestación de ayer por la desocupación de Can Mireia no haya habido detenciones.

El candidato del PP a la alcaldía de Barcelona insistió también en "exigir el cumplimiento de las normas de convivencia" y "firmeza 10 para desocupar la ciudad de 'okupas'" mientras que reiteró que el consistorio debe priorizar el gasto social y destinar más recursos para quienes lo necesitan.

Por otra parte, insistió en reclamar que se refuerce la seguridad en las obras del AVE ante la alarma por la aparición de grietas en El Prat de Llobregat (Barcelona) y reclamó que el trazado por el centro de la ciudad quede "en vía muerta" en tanto que no se garantice la seguridad.