El PP insta a Marlaska a irse si no defiende España y el ministro replica que no hay un "Estado de derechas"

Sesión de control al Gobierno en el Congreso
Marta Fernández Jara - Europa Press
Publicado 14/11/2018 12:10:16CET

MADRID, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

El PP ha instado a Fernando Grande-Marlaska a dejar el Ministerio del Interior si no va a defender la unidad de España, a la Policía y la Guardia Civil, pero el ministro ha considerando insultante que se cuestione su compromiso democrático y ha recordado que el Estado de Derecho, que no "de derechas", no es "excluyente".

El debate ha tenido lugar este miércoles en el Pleno del Congreso a cuenta de las declaraciones del ministro cuestionando el acto que impulsó la plataforma España Ciudadana en Alsasua (Navarra) en apoyo de los guardias civiles agredidos.

El diputado Jaime Mateu Istúriz, hijo y hermano de víctimas de ETA, ha preguntado al ministro si conoce el contenido del juramento o promesa de de la Constitución, algo que Grande-Marlaska considera insultante después de treinta años ejerciendo de juez.

LE VEO TIBIO, MINISTRO

El parlamentario popular sostiene que Grande-Marlaska "ha sido un reputado juez", pero ahora asegura sentir "pena" al verle "tibio" como ministro y rodeado de compañeros de gabinete con sociedades instrumentales y otras polémicas. "No me extraña que tenga conceptos confusos", ha apostillado.

Mateu ha lamentado que Grande Marlaska no reprobase al portavoz socialista en el Senado, Ander Gil, por cuestionar que los asistentes al acto estén comprometidos con las víctimas del terrorismo. "Le queremos encontrar en el camino de la unidad de España y en la defensa de la policía y la Guardia Civil, y si no nos acompaña en el ese camino, le pedimos que se marche", ha señalado.

Marlaska ha replicado subrayando "no se defiende mejor a la Guardia Civil y a la Policía con un tipo de proclamas o en un sitio o en otro", y ha querido dejar claro que "la Constitución es amplia" y que sus valores "son de todos". "Esta Constitución proclama un Estado de Derecho, pero no un Estado de derechas", ha remachado.