PP valenciano rechaza derogar el Estatuto de Expresidentes porque "no está entre las 200 prioridades de los ciudadanos"

Actualizado 14/01/2015 13:39:17 CET

VALENCIA, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

El pleno de las Corts Valencianes ha rechazado este miércoles, con los votos en contra del PP, una proposición de ley presentada por EUPV en la que pedía derogar la Ley de Estatuto de los Expresidentes de la Generalitat, porque, según el diputado 'popular' Alfredo Castellón, esta cuestión "no está entre las 200 prioridades y preocupaciones de los ciudadanos". Compromís ha votado con EUPV a favor de la iniciativa, mientras que el PSPV se ha abstenido.

El Consell ha emitido un criterio desfavorable a esta proposición de ley, ya que considera que las prerrogativas que plantea el Estatuto de los Expresidentes pueden ser "replanteadas y, en su caso, revisadas en el contexto socioeconómico y político actual", pero no ve adecuado la derogación total de esta norma "cuya razón de ser no es otra que la de procurar una compensación adecuada a los expresidentes de la Comunitat ahora y en el futuro, como sucede en otras administraciones públicas".

Por su parte, el portavoz de EUPV, Ignacio Blanco, que ha sido el encargado de defender esta iniciativa --la quinta que se debate esta legislatura sobre esta cuestión--, ha criticado los "privilegios" de los jefes del Consell y ha subrayado que "de cuatro expresidentes de la Generalitat, dos tienen problemas con la justicia".

"Dos expresidentes que han hecho uso de las prebendas, privilegios y prerrogativas tienen problemas serios con la justicia por casos de corrupción, que ponen todavía más en duda su honorabilidad", ha manifestado Blanco. Al respecto, ha indicado que José Luis Olivas "está a punto de sentarse en el banquillo de los acusados por fraude fiscal" y contra Francisco Camps existe "una querella de la Fiscalía Anticorrupción en relación al negocio para unos y ruina para otros de la Fórmula 1".

Por su parte, el parlamentario del PP Alfredo Castelló ha subrayado que la propuesta de EUPV es "inaudita" porque "en ninguna comunidad se ha presentado la derogación de la ley vigente sobre el Estatuto de Expresidentes", y ha preguntado a Blanco por qué su partido no ha pedido lo mismo en Andalucía o Galicia.

Castelló ha resaltado que este tema "no se encuentra entre las 200 prioridades y preocupaciones de los ciudadanos". "Es una cuestión que hoy en día, con la que cae, no interesa a nadie", ha manifestado el representante 'popular', quien ha resaltado que si se eliminara esta ley "no tendría ningún efecto positivo en la sociedad".

"TODOS SOMOS CASTA"

En otro momento de su intervención, Castelló ha resaltado: "Al final, todos somos casta" y ha asegurado que tanto Blanco, como él mismo y todos los diputados "somos unos privilegiados. En primer lugar por nuestros sueldo, nuestras condiciones de trabajo y porque representamos a los valencianos". "Tenemos que hacer esa función con honor, con honestidad y lo mejor posible", ha manifestado Castelló. El diputado de EUPV le ha replicado: "Le veo madera de líder de la oposición".

Por parte del PSPV, Rafael Rubio, quien ha asegurado que la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, planteó la derogación del Estatuto de los Expresidentes de su comunidad, ha justificado el voto en contra de su grupo porque cree que no daría tiempo a tramitar esta iniciativa esta legislatura y porque de todos modos no saldría adelante por el voto en contra del PP.

Asimismo, considera que "la figura del expresidente debe ser una figura que llene de orgullo a los valencianos" y entiende que "no se puede meter a todos en el mismo círculo". En esta línea, ha indicado que el socialista Joan Lerma "fue honesto como gestor y se fue absolutamente con las manos limpias", frente a "Olivas, que hundió una caja; Camps, que llevó a la ruina, al paro y a la corrupción; y Zaplana, que fue el que puso los cimientos que luego Camps desarrolló".

INCOMPATIBILIDADES Y OBLIGACIONES

Respecto a Compromís, la portavoz adjunta, Mònica Oltra, ha votado a favor de esta ley, aunque ha dicho que su grupo no es partidario de la derogación total de esta ley, sino de su reforma. A su juicio, "se deben regular las incompatibilidades que un presidente debe tener tras su mandato", así como sus "obligaciones".