Actualizado 29/10/2009 21:20 CET

Pretoria.- El Ayuntamiento de Santa Coloma (Barcelona) niega que haya salido dinero de forma irregular de sus arcas

BARCELONA, 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un portavoz del Ayuntamiento de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona) aseguró hoy que de las arcas municipales no ha salido dinero "de forma irregular", y que las cuentas municipales está "absolutamente controladas".

En declaraciones a Europa Press, el portavoz desmintió "rotundamente" que falte dinero en las arcas, ya que en ese caso el interventor, el tesorero y la secretaria "estarían en prisión". "Los presupuestos con los que trabajamos son los mismos que serían en una situación de normalidad", añadió.

No obstante, fuentes conocedoras apuntaron que, en todo caso, fondos que debería haber ingresado el Ayuntamiento "dejaron de entrar", como por ejemplo las plusvalías por la venta de terrenos.

El concejal y portavoz de ICV-EUiA en el Ayuntamiento, Siscu Sánchez, explicó a Europa Press que el cierre del ejercicio anterior fue positivo, aunque la empresa municipal Gramepark tuvo déficit, algo por lo que la formación había mostrado su preocupación.

Sí admitió que el endeudamiento del Consistorio pasó del 42 por ciento en 2007 al 65 por ciento este año, si bien el límite legal es de 110. Sánchez calificó este aumento de "significativo" aunque "relativamente controlado", y lo achacó en parte a los avales a Gramepark.

Sánchez confirmó que después de haber pasado por la mesa de contratación, el lunes se adjudicó un contrato a la empresa de limpieza Limasa Mediterránea, cuyo consejero delegado, Manuel Carrillo, fue detenido ayer por su presunta implicación en la trama.

El concejal de CiU Manel Olivés aseguró en declaraciones a Europa Press que en la liquidación del presupuesto del año anterior, que se aprobó el lunes, estaba "todo correcto", pero recalcó que él había propuesto en varias ocasiones que se informara en audiencia pública de los presupuestos de Gramepark, que es la que hace toda la obra pública.

Asimismo, explicó que el 19 de octubre abandonó el consejo de administración de Gramepark, del que forma parte, porque la documentación sobre adjudicaciones no se les había facilitado con suficiente antelación, entre la que había adjudicaciones directas a Proinosa por 3 millones de euros. "Estoy convencido que todo es legal, pero no son las maneras correctas", dijo el concejal.