Actualizado 09/06/2007 22:15 CET

El PSN critica a UPN, dice que Navarra votó cambio y PSOE ve "posible" acuerdo con Na Bai

Blanco tampoco descarta pactar con UPN en un "gobierno de Puras" y el PSE recuerda que la coalición nacionalista es democrática

MADRID, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de los socialistas navarros, Carlos Chivite, aseguró hoy ante el Comité Federal del PSOE que la línea que han marcado los ciudadanos en Navarra es de "apuesta por el cambio" y pidió "sosiego" y un "margen de maniobra" para que esa "voluntad manifestada en las urnas se corresponda con el Gobierno que salga del Parlamento".

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, reconoció como "posible" el acuerdo con Nafarroa Bai, aunque señaló que también lo es que UPN se "corresponsabilice" pero en el "Gobierno de Fernando Puras", el candidato del PSN.

Chivite, según él mismo explicó, puso de manifiesto que Navarra tiene 600.000 habitantes y que el 20 por ciento tiene un "sentimiento vasquista". Remarcó que durante estos años de gobierno de UPN se ha estado "enfrentando" a unos con otros. Y apostó por que el Partido Socialista asuma ese "reto" y "rompa" esa "dinámica" para hacer posible "la convivencia de la pluralidad ideológica y de la sentimental".

El secretario general de los socialistas navarros reconoció que pese a que la sociedad ha apostado en las urnas "por el cambio", la situación es "difícil" y reclamó "sosiego" y "margen de maniobra" respecto a los pactos.

Fue muy crítico con UPN, a quienes atribuyó "fariseismo" en el uso de las instituciones y recordó la manifestación que se convocó desde el Gobierno de Miguel Sanz contra el de José Luis Rodríguez Zapatero a propósito de la lucha antiterrorista. En este sentido, arremetió contra el uso partidista que han hecho de esta materia.

ZAPATERO: "RESPETO".

Sin adelantar cuál será la decisión final, Chivite sí garantizó que el PSN actuará de manera inteligente pensando en Navarra y en su situación, en los socialistas de esta comunidad foral y en el PSOE "sin perjudicar para nada los intereses de España", un riesgo del que un asistente al cónclave socialista le advirtió.

En su último turno de intervención, el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, demandó respeto a la autonomía de los territorios y en concreto, a los compañeros del PSN, según señalaron asistentes al encuentro a Europa Press.

La opinión de la delegación del PSE sobre este asunto, expresada por el secretario general de Alava y presidente del Senado, Javier Rojo, el secretario general del PSE de Guipúzcoa, Miguel Buen y el candidato a la Diputación de Alava Txarli Prieto --Patxi López no estuvo presente en el Comité--, fue la de que Nafarroa Bai había sacado un resultado muy bueno, que el PP se había quedado aislado y que se puede ser nacionalista dentro de la democracia, expresando su respeto a la decisión final del PSN.

También coincidieron con Chivite en que en Navarra se había votado por el cambio y trasladaron la idea de que no se puede demonizar al nacionalismo moderado siempre que responda a las reglas.

PSC: "INDEPENDENTISMO NO VIOLENTO".

También terció en el debate el portavoz del PSC Miquel Iceta. "Hay que intentar rehacer la unidad contra el terrorismo, pero no al precio de adoptar posiciones que no llevan a ninguna parte", expuso.

"No podemos consentir que organizaciones políticas sean instrumento de organizaciones terroristas --indicó--. Pero tampoco podemos dejar fuera del juego político e institucional a decenas de miles de personas que han demostrado que quieren dar su apoyo a una opción independentista no violenta".

En la rueda de prensa que ofreció tras la reunión, al 'número dos' del PSOE se le preguntó qué habían expresado los navarros en las urnas, según su interpretación de los resultados. Blanco señaló que los electores habían apostado por que "no hubiera una mayoría de UPN" y que la composición del Parlamento foral ha variado.

NAVARRA, "DISGUSTADA" CON UPN.

Para Blanco, el veredicto de las urnas ha evidenciado que "en Navarra hay una mayoría social disgustada con la política de UPN" porque ha potenciado, recurriendo incluso al "engaño", una "confrontación en exceso". Aunque admitió que la marca electoral del PP en este territorio ha "rectificado" y está reconsiderando su estrategia, reconociendo que el Gobierno "no se vendía Navarra", avisó al partido de Miguel Sanz de que "tiene mucho que reconsiderar, porque ha agredido demasiado al PSOE" utilizando "la mentira".

En línea con el discurso de Chivite, Blanco subrayó que los socialistas representan en la comunidad foral "la centralidad política, la unión y la integración" y que tienen la voluntad de seguir haciéndolo. "Por eso -explico Blanco-- no descartamos que en torno a PSN pueda confluir una mayoría de gente para garantizar el acuerdo".

Así, confesó que al PSOE le "gustaría que UPN diera un paso adelante para corresponsabilizarse en esa posición" con un gobierno presidido por el socialista Fernando Puras, porque, según recalcó, "no es verdad" que sólo exista la posibilidad de hacer presidente a Puras con el apoyo de Na-Bai.

"Eso es posible --apostilló--, pero también es posible que quienes fueron los protagonistas de la división y del enfrentamiento hayan tomado nota y faciliten un gobierno de Puras y pueda incluso participar" en un ejecutivo "de entendimiento". "No está nada escrito ni decidido en relación con Navarra. Haremos lo mejor para Navarra interpretando los sentimientos en las urnas", concluyó.