Actualizado 08/01/2012 19:00 CET

Iglesias y Caldera, dispuestos a estudiar mejoras en la ponencia del Congreso tras un debate "intenso"

Benegas critica la expresión "economía de la prosperidad" y Matilde Fernández pide precisión en las propuestas de democracia interna

MADRID, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los responsables de la ponencia marco del PSOE para su 38 Congreso Federal, Marcelino Iglesias y Jesús Caldera, se han mostrado dispuestos este domingo a incorporar mejoras al texto después de un debate en el seno del Comité Federal --máximo órgano del partido entre Congresos-- que el propio Iglesias ha calificado de "intenso".

La ponencia se ha aprobado por unanimidad, sin ningún cambio, pero ambos dirigentes se han comprometido a estudiar redacciones transaccionales para algunos puntos antes del Congreso que se celebrará del 3 al 5 de febrero en Sevilla, además de las enmiendas que puedan enviar las agrupaciones y debatirse en el propio cónclave.

Según distintas fuentes socialistas consultadas por Europa Press, así ha sucedido, por ejemplo, con la expresión "economía de la prosperidad", que figura en la ponencia y que ha sido cuestionada por varios veteranos como José María 'Txiki' Benegas, Matilde Fernández o Juan Carlos Rodríguez Ibarra que, sobre todo en la actual situación de crisis, han preferido otras como "economía social" o "del bienestar".

Caldera, responsable de la parte política de la ponencia, ha sido receptivo también con las enmiendas de Rodríguez Ibarra relativas a impulsar la economía del conocimiento. Por su parte, Iglesias, que como secretario de Organización es el ponente de la parte del documento relativa al modelo del partido, ha estado dispuesto a recopilar las normas éticas que el PSOE tiene dispersas en varios textos y darles forma en una especie de código o decálogo deontológico.

Esta ha sido una petición de la exministra Matilde Fernández, que ha echado en falta un texto de este tipo. Iglesias ha replicado que, a su juicio, el PSOE no necesita ir más allá en normas éticas, pero ha estado dispuesto a darles forma.

La exministra Fernández también ha avisado de que el PSOE corre el riesgo de sufrir cierta esquizofrenia, o de hacerse trampas a sí mismo, si insiste en hablar de manera genérica de apertura democrática y nuevos mecanismos de primarias abiertas a simpatizantes, afiliación directa y otras fórmulas pero luego no las pone por escrito de manera detallada en los Estatutos.

Junto a Ibarra, Fernández y Benegas han tomado la palabra Juan Fernando López Aguilar, Francisco Javier Fernández Vallina y Carmen Hermosín, que ha defendido el manifiesto firmado por 200 'cuadros' apostando por un retraso del Congreso para no distraer al PSOE andaluz, la federación más numerosa, de su objetivo principal de ganar las próximas elecciones andaluzas.

No obstante, la dirección del PSOE subraya que el Congreso, una vez convocado, no se puede retrasar y, además, no ha aceptado tampoco propuestas que puedan dar sensación de provisionalidad a la dirección y el proyecto que salgan del 38 Congreso. Así, de momento no han salido adelante las propuestas de Benegas o Rodríguez Ibarra de dejar para más adelante las decisiones sobre modelo de partido o método de elección del candidato a la Presidencia del Gobierno.

DIRECTORIO DE NUEVE MIEMBROS

Otro de los intervinientes, el asturiano Fernández Vallina, que coordina la organización sectorial de educación, ha hecho circular entre los miembros del Comité Federal un documento de reflexiones en el que propone que el Congreso de Sevilla elija una dirección provisional, una "gestora" en forma de "directorio" formado por nueve miembros de "probada competencia".

Según han relatado a Europa Press personas que han recibido el documento, Fernández Vallina es partidario de mantener la fecha del Congreso pero hacerlo con menor dimensión de la prevista y que éste se limite a aprobar unas "líneas básicas de reflexión y debate" para la "regeneración" de la socialdemocracia europea, con vistas a promover unos "Estados Unidos de Europa" y propiciar así la "refundación" del socialismo español.

En ese contexto, cree que el Congreso debería limitarse a elegir un "directorio provisional" encargado de convocar lo que serían los "Estados Generales en toda España".