Actualizado 16/11/2007 00:05 CET

Rajoy dice que nadie puede presidir un Gobierno "si no está dispuesto a defender sus símbolos y la Jefatura de Estado"

TORREMOLINOS (MÁLAGA), 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PP, Mariano Rajoy, aseguró hoy que "nadie" puede presidir el Gobierno de una nación "si no siente su país, si no tiene una idea de su país y si no está dispuesto a defender con contundencia y claridad a su país, a sus símbolos, a la Jefatura de Estado y a la bandera".

Durante la clausura de un acto del PP en Torremolinos (Málaga), señaló que "para gobernar hay que tener principios" pero incidió en que durante esta legislatura "hemos asistido a un rosario de improvisaciones y ocurrencias". Por ello, lamentó que el Ejecutivo haya "confundido las prioridades" de modo que "hemos debatido sobre si somos una nación, cuatro o cinco; sobre lo que pasó hace 70 años y se ha liquidado el consenso constitucional".

Consideró además que Zapatero "se ha empeñado en el pasado y se ha olvidado del futuro", destacando especialmente en su intervención en que "no se ha ocupado de lo esencial y no ha desarrollado la política exterior de un país normal".

Precisamente sobre política exterior, entendió que lo ocurrido en la Cumbre Iberoamericana, "cuando el Rey ha tenido que salir a defender a España agredida por un presidente de otro país", es un hecho que "no tiene precedentes en los 30 años de democracia".

Recordó al respecto que Zapatero "es el dirigente europeo que más abrazos se ha dado con Chávez --en referencia al presidente venezolano, Hugo Chávez-- pero, como tiene los principios de Groucho Marx, si no le gustan los cambia, vaya a ser que le perjudique". También hizo hincapié en que el Ejecutivo le ha vendido armas a Venezuela y ahora "está construyendo unas fragatas", ante lo que se cuestionó qué si "se las va a vender".

"Un país tiene que hacerse respetar y si el presidente del Gobierno tiene miedo debe saber que para defender la dignidad de España cuenta con el apoyo del PP", dijo, al tiempo que agregó que "no se puede hacer una política exterior que consiste en bajar la cabeza y mirar hacia otro lado", ya que, de ese modo, "no te respetan y las empresas españolas lo van a pasar mal".

ECONOMÍA

Por otro lado, lamentó que el Ejecutivo, a su juicio, "no se haya ocupado de la economía, de la subida de los precios y de las hipotecas", ante lo que aseguró que desde el PP, en el caso de acceder al Gobierno, "va a abordar los problemas como ya hizo" en anteriores legislaturas.

Así, el líder de los populares opinó que "un presidente del Gobierno que dice que no puede hacer nada para evitar la subida de los precios es evidente que no está a la altura de las circunstancias", por lo que entendió que si Zapatero "cree que no puede hacer nada y además lo dice, por honestidad lo que tiene que hacer es irse, porque hay otros que sí creemos que se pueden tomar medidas".

Avanzó de este modo que propondrá "la mayor reforma fiscal de la democracia" y recordó que, en su día, desde el PP "se hizo una política económica que propició que los empresarios generaran cinco millones de empleos". Sin embargo, criticó que el actual Ejecutivo ha "dilapidado" la herencia del anterior Gobierno, lamentando que "algunos tienen la mala costumbre de estropearlo todo y luego otros tendrán que venir a arreglarlo".

De igual modo, Rajoy aseguró que Zapatero es "un riesgo para la economía española". "Este no es Felipe González, España necesita un Gobierno a la altura de los españoles y ahora esto no es así", incidió.

Otro asunto que abordó fue la educación, destacando la necesidad de hacer un esfuerzo en esta materia "sin olvidar los principios del mérito, el trabajo y el esfuerzo". "Para pasar de curso hay que aprobar y para aprobar hay que saber", señaló, al tiempo que agregó que, en caso contrario "se está engañando a los niños y a sus padres".

Finalmente, hizo hincapié en que el "problema" de la actual legislatura no es un Gobierno socialista, sino que en él se encuentran "señores con poca competencia, que se han dedicado a improvisar". "Para gobernar hay que tener principios y dar seguridad y confianza, que es lo que nosotros vamos a dar", sentenció.