Rivera defiende la libertad de prensa, aunque desconoce la incautación de ordenadores en Europa Press Baleares

Publicado 13/12/2018 12:36:07CET

BRUSELAS, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha asegurado este jueves que no conocía la intervención de ordenadores y de un móvil personal por parte de la Policía en la sede de Baleares de la agencia Europa Press, pero ha subrayado que la libertad de prensa es "un derecho fundamental" y una "necesidad" para la democracia.

"No conozco la información y supongo que si es un juez y lo hace dentro de la ley tendrá mecanismos para hacerlo. Desde luego, no voy a pronunciarme sobre algo que no conozco", ha expresado a su llegada a la reunión de la Alianza de los Liberales y Demócratas Europeos (ALDE) en Bruselas, previa a la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE.

"En todo caso, la libertad de prensa es un derecho fundamental y una necesidad para una democracia, y no hay democracia sin prensa", ha añadido.

El presidente de Ciudadanos ha remarcado que "siempre" defenderá la libertad de expresión si se ejerce "dentro de la ley". "Y por tanto, me imagino que si hay alguna intervención judicial o algún proceso judicial en curso, tendrá que hacerse conforme al Estado de derecho y no pisoteando un derecho", ha afirmado.

La Agencia Europa Press presentará este jueves ante el Tribunal Superior de Justicia de las Islas Baleares una querella contra el juez que ordenó el pasado martes la entrada de agentes de la Policía Nacional en la sede de su Delegación en Baleares, en Palma de Mallorca, para proceder a la intervención del teléfono móvil de la periodista, ordenadores de la agencia y diversa documentación en el marco de una investigación dentro del caso Cursach, con el objeto de determinar el origen de una información periodística.

La querella se presentará por los presuntos delitos de prevaricación judicial, contra la inviolabilidad de domicilio y contra el ejercicio del derecho al secreto profesional del periodista, así como por cuantos otros presuntos delitos puedan resultar conexos con los anteriores.

En el caso de Europa Press, tres agentes de policía y una secretaria judicial se presentaron el pasado martes en la sede de Europa Press Baleares y exigieron a la periodista que cubre la información de tribunales que entregase cualquier documentación relacionada con la cobertura informativa del llamado caso Cursach.