Actualizado 16/12/2009 15:29 CET

Rosa Díez ve a parte de la Iglesia vasca "podrida" cuando se une contra Munilla y no es capaz de hacerlo contra ETA

MADRID, 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

La diputada de UPyD en el Congreso, Rosa Díez, considera que el hecho de que la mayoría de los curas guipuzcoanos hayan unido sus voces para criticar "por no ser nacionalista" al futuro obispo de San Sebastián José Ignacio Munilla y antes fueran incapaces de mostrarse de forma unánime en contra de ETA, demuestra que "hasta qué punto está podrido un sector de la Iglesia vasca", que "no está al servicio de los ciudadanos, sino del nacionalismo institucional y violento vasco".

En declaraciones a Europa Press, Díez tachó de "indignante" e interpretó como "un insulto" que los sacerdotes guipuzcoanos que "no se han juntado nunca detrás de un asesinato" se hayan puesto de acuerdo ahora para "afear a Munilla no ser nacionalista".

"Es una vergüenza y un síntoma de una enfermedad de toda esa colectividad de curas", agregó Díez, quien censuró que los curas guipuzcoanos nunca criticasen a obispos anteriores, "como José María Setién o Juan María Uriarte", cuando se "colocaban equidistantes entre las víctimas y los verdugos e incluso a veces más bien de parte de los verdugos" y cuando "se negaban a hacer funerales a una víctima de ETA".

Igual en que esos episodios Díez echó de menos una reacción de la jerarquía eclesiástica, ahora reclama que la Conferencia Episcopal dé un toque de atención a los curas guipuzcoanos. "Me gustaría que la jerarquía les recordara por qué no se juntaron nunca para apelar a algo consustancial con la Iglesia como es defender los Derechos Humanos", admitió, a la vez que reclamó una reacción a los feligreses de los curas guipuzcoanos que consideran "inadecuado" a Munilla para ser su obispo.