Actualizado 24/06/2009 22:17 CET

Sanz dice que "no hay caso" en la polémica entre UPN y PSN por la situación en el Ayuntamiento de Pamplona

PAMPLONA, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz, afirmó hoy que ya "no hay caso" en la polémica suscitada en los últimos días entre UPN y PSN por la situación en el Ayuntamiento de Pamplona y subrayó que "la voluntad de ambos partidos es clara y nítida" en el sentido de que "se va a seguir una línea de acción unitaria en la lucha contra el terrorismo".

Miguel Sanz señaló, a preguntas de los periodistas al término de una rueda de prensa tras la reunión de la comisión de seguimiento del pacto presupuestario con el PSN, que "no se va a dar pie a malas interpretaciones" y "se va a garantizar la estabilidad institucional, no solamente la referida al Gobierno". "Se va a continuar en una línea de colaboración entre los dos grandes partidos", dijo.

El jefe del Ejecutivo foral realizó estas manifestaciones después de que esta misma tarde el grupo municipal de UPN emitiera un comunicado en el que decía "lamentar la identificación que se haya podido hacer del grupo municipal socialista con Batasuna, ANV u otros grupos afines que se niegan a condenar la violencia de ETA".

Preguntado sobre si los socialistas se dan por satisfechos con este comunicado, Sanz afirmó que "si no hubiese sido así, se hubiese dicho, y no se ha dicho lo contrario, pero no es una cuestión de darse por satisfecho, si se ha hecho una nota es que están satisfechos el grupo socialista y el grupo de UPN, que son los que han hablado al respecto".

Miguel Sanz señaló que "no hay que dejar margen a los violentos ni a quienes amparan a los violentos para obtener ventajas políticas, ni en el Ayuntamiento ni en ningún sitio".

Además, Sanz aseguró que "la autonomía de los grupos municipales está garantizada a la hora de tomar decisiones", pero advirtió de que esas decisiones se deben adoptar desde los parámetros citados de unidad contra el terrorismo y estabilidad institucional.

Preguntado sobre si cree que se ha gestionado algo mal en esta polémica, el jefe del Ejecutivo respondió que en este tema no puede "entrar" y añadió que no tiene "nada que decir". "Siempre que salta algo a la opinión pública todo el mundo pensamos que hacemos las cosas bien. Todos los pensamos, unos y otros. Al final lo importante es que haya margen para encontrarnos en algún punto y el punto en el que siempre nos vamos a encontrar UPN y PSN es en el de la estabilidad institucional y la acción unitaria en la lucha contra la violencia", dijo.