Actualizado 09/12/2007 15:33 CET

Tráfico realizará más de 35.000 controles de alcohol a conductores a partir de mañana y hasta el 23 de diciembre

VALLADOLID, 9 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil de Tráfico realizará a partir de mañana más de 35.000 controles de alcohol a conductores en Castilla y León hasta el 23 de diciembre con el fin de reducir los accidentes de tráfico que puedan tener como causa probable la ingesta de bebidas alcohólicas.

En el mes de diciembre del pasado año 28 personas perdieron la vida en accidentes de carretera y más de 30 resultaron heridas y en un gran porcentaje de esos accidentes el consumo de alcohol pudo ser el factor desencadenante, informaron a Europa Press fuentes de la Delegación del Gobierno.

Los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil aumentarán los controles sobre dicho factor de riesgo, con el establecimiento de más de 100 puntos de control con el objetivo de realizar unas 2.200 pruebas diarias de alcoholemia a conductores que circulen por las carreteras, con un total aproximado previsto de al menos 35.000 en dicho periodo.

Las pruebas no solo se realizarán en horario nocturno, si no también en horas del mediodía, para que los controles resulten también disuasorios de ingestión de bebidas alcohólicas durante las típicas comidas que son propias de este mes.

La ingestión de alcohol produce numerosas alteraciones orgánicas y psicológicas que pueden entrañar un grave riesgo durante la conducción de vehículos.

Así, está demostrada la relación entre consumo de alcohol, incluso a bajas concentraciones etílicas, y la reducción de la capacidad de conducción que se refleja en el deterioro de la atención, de las funciones visual y auditiva, perturbaciones en el campo perceptivo, cansancio, somnolencia o fatiga muscular y los accidentes de circulación.

En la última campaña especial de alcoholemia, realizada entre el 4 y el 17 de junio de este año, se realizaron en la Comunidad un total de 36.921 pruebas, de las que sólo el 0,77 por ciento, es decir, 283, resultaron positivas.

El sistema de permiso para conducir por puntos fija pérdidas por este tipo de infracciones. Así, conducir con una tasa de alcohol superior a la reglamentariamente establecida puede conllevar pérdidas de entre cuatro y seis puntos, y ésta última en el caso de no querer someterse a las pruebas.

Además, las nuevas modificaciones realizadas en el Código Penal establecen que conducir bajo los efectos de las drogas o alcohol (con una tasa superior a 0,60 mg/l en aire espirado o 1,2 gr/l de sangre) podrá suponer penas de entre tres y seis meses de prisión, o multa de seis a doce meses y 90 días de trabajo en beneficio de la comunidad.

(EUROPA PRESS CASTILLA Y LEÓN)