Los Tribunales de Cuentas avisan de que los ayuntamientos ya no rinden cuentas como antes

Fachada del Tribunal de Cuentas
TRIBUNAL DE CUENTAS
Publicado 14/11/2018 14:51:17CET

MADRID, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal de Cuentas y los Órganos de Control Externo (OCEx) de las comunidades autónomas, sus equivalentes territoriales, han advertido una caída "preocupante" de la rendición de cuentas de los ayuntamientos en el ejercicio de 2017 y han pedido medidas para reactivar el compromiso de las entidades locales con las fiscalizaciones a las que están obligadas.

Esta "preocupación" se ha visto en la última reunión ordinaria de la Comisión de Coordinación de los tribunales de Cuentas, celebrada este martes en la sede de la institución estatal para repasar cuestiones de interés común relativas al control de la actividad económico-financiera del sector público español, tanto autonómico como local.

Según informa el Tribunal de Cuentas, se han analizado los resultados derivados de la ejecución de los programas de actuación que se están desarrollando para promover la rendición de cuentas de las entidades locales, y ahí los presidentes han expresado su "preocupación" por "la generalizada reducción de los niveles de rendición en plazo en relación con las cuentas del ejercicio
2017 y la necesidad de que se adopten medidas para activarla".

Según los datos del ejercicio anterior, los incumplimiento ya estaban en torno al 25% y todo ello pese a que los datos habían mejorado. De hecho, en 2016 el 76% de las entidades locales rindieron cuentas en lo que se consideró una mejora de tres puntos con respecto al año anterior. En su informe, el Tribunal ya recomendó que el cumplimiento de esta obligación sea indispensable en todo el país para que ayuntamientos, cabildos o diputaciones puedan pedir ayudas y subvenciones.

DÉFICIT DEMOCRÁTICO

Tras la reunión de esta semana, los presidentes de tribunales de cuentas recuerdan que "conseguir la plena rendición constituye una prioridad para las instituciones fiscalizadoras" y subrayan que rendir cuentas "no sólo es una obligación legal, sino un deber básico para hacer efectiva la necesaria transparencia de la gestión y posibilitar el control". Su omisión supone "un déficit democrático", sostienen.

Además, en la reunión se ha hecho una aproximación a los posibles contenidos de los respectivos programas anuales de fiscalización para 2019 con el fin de favorecer un mejor control de la gestión económico-financiera del sector público, "aprovechando las posibles sinergias y contribuyendo a aportar mayor coherencia al control a nivel global".

También se analizó la cooperación de las Instituciones de Control Externo mediante el impulso del foro permanente creado para promover la transferencia de conocimientos y la innovación en el ámbito de las Tecnologías de la Información, el diseño de estrategias conjuntas a medio y largo plazo y el desarrollo de vías de colaboración en este ámbito de la administración electrónica, la implantación de herramientas electrónicas que permitan agilizar los procedimientos y la colaboración en la asistencia y en la formación de herramientas informáticas.