Actualizado 12/06/2007 23:28 CET

UE.- Barroso insiste en que el nuevo Tratado debe mantener el carácter vinculante de la Carta de Derechos Fundamentales

BRUSELAS, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, insistió hoy en que el nuevo Tratado, cuyo borrador tratarán de pactar los jefes de Estado y de Gobierno de los 27 la semana que viene, debe mantener el carácter vinculante de la Carta de Derechos Fundamentales, pese a la oposición de Reino Unido y otros Estados miembros, que se niegan a que el texto incluya ningún elemento que lo asemeje a una Constitución.

"Varios Estados miembros están presionando para eliminar la Carta del texto del Tratado. Esta postura es una consecuencia lógica de la idea de que el Tratado ya no debe tener un carácter constitucional. Pero ello no debe significar que la Carta pierda su valor vinculante", dijo Barroso en una comparecencia ante el pleno del Parlamento Europeo.

También el ministro alemán de Asuntos Exteriores y presidente de turno del Consejo, Frank-Walter Steinmeier, dijo que "la gran mayoría (de Estados miembros) está a favor de mantener su carácter vinculante sin extender necesariamente el alcance de los poderes de las instituciones comunitarias".

El presidente de la Comisión expuso ante los eurodiputados el resto de "líneas rojas" que, a su juicio, no se deben tocar en el acuerdo final sobre el nuevo Tratado. En primer lugar, el Ejecutivo comunitario "no aceptará ninguna disolución del mercado interior".

Bruselas también exigirá que se preserve el "equilibrio institucional" previsto en la Constitución Europea. Ello significa, prosiguió, respetar la primacía de la legislación comunitaria sobre la nacional y el derecho de iniciativa del Ejecutivo comunitario, no retroceder en la extensión de la mayoría cualificada en materias que ahora se deciden por unanimidad, y respetar el derecho de información y consulta de los parlamentos nacionales.

Finalmente, Barroso reclamó que se conserven los avances introducidos por el Tratado constitucional en algunas políticas, particularmente en materia de justicia e interior y relaciones exteriores, y que se añadan además al Tratado la energía y el cambio climático.