Actualizado 13/03/2007 18:51 CET

UE/Kosovo.- Los eurodiputados apoyan el plan de la ONU para Kosovo, pero no piden la independencia

ESTRASBURGO, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo ha adoptado un informe en el que se expresa el apoyo a la propuesta sobre el futuro de Kosovo del enviado especial de la ONU, Martti Ahtisaari, pero en el que se evita recomendar la independencia para la provincia serbia de mayoría albanesa.

Los eurodiputados recuerdan la perspectiva de integración europea de Serbia y de Kosovo y piden a la UE jugar un papel "central" en las negociaciones actualmente en curso sobre el estatus final de Kosovo. El informe será sometido al pleno del Parlamento Europeo en la sesión del próximo 29 de marzo en Bruselas.

El texto, elaborado por el eurodiputado holandés de los Verdes Joost Lagendijk, considera que un estatuto satisfactorio debería contemplar, entre otras cosas, el acceso a las organizaciones financieras internacionales, una presencia internacional con una clara definición del rol y del mandato y disposiciones claras sobre la descentralización que garantice una autonomía sustancial en áreas clave.

Ve necesario también el pleno respeto de los derechos humanos, preservar el caracter pluriétnico de Kosovo y garantizar la protección de los lugares religiosos y culturales, así como la puesta en marcha de una fuerza de seguridad kosovar pluriétnica y garantías internacionales para la integridad territorial de todos los países vecinos.

En cuanto a los temores expresados entre otros por Rusia de que una eventual independencia en Kosovo exacerbaría otras tensiones separatistas, la comisión de Asuntos Exteriores subraya que "la solución dada a Kosovo no creará un precedente en el derecho internacional dado que la provincia está bajo mandato de Naciones Unidas desde 1999 y en ningún caso es comparable a la situación de otras regiones en conflicto que no están bajo la administración de la ONU".

Por otro lado, la comisión apoya el punto de vista de que, a largo plazo, la solución para la provincia separatista será viable si Serbia y Kosovo se adhieren a la UE, igual que sus vecinos de los Balcanes para que el futuro de la región resida en la UE.

El informe insiste, en fin, en que los Estados miembros de la UE deben hablar "con una sóla voz" cuando se pronuncien sobre Kosovo, adoptando una posición común en el Consejo y defendiéndola en la escena internacional, especialmente en la ONU.