Actualizado 08/05/2007 22:05 CET

UE.- El PE estudia volver a incluir la sanidad en la directiva para liberalizar la prestación de servicios en la UE

BRUSELAS, 8 May. (EUROPA PRESS) -

La comisión de Mercado Interior del Parlamento Europeo aprobó hoy un informe sobre la aplicación de la directiva de servicios que reclama la inclusión de los servicios sanitarios entre las prestaciones que deben quedar liberalizadas en el marco de esta legislación.

El Pleno de la Eurocámara se pronunciará en su sesión de este mismo mes sobre un informe acerca del impacto de la exclusión de los servicios médicos de la directiva de servicios, tal y como se acordó en febrero de 2006 en la versión definitiva de la directiva de servicios.

En concreto, el texto recuerda las reglas del Tratado de la UE y la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la UE (TUE) para afirmar que "los proveedores de servicios médicos están plenamente capacitados para establecerse y suministrar servicios en cualquier Estado miembro, siguiendo las reglas nacionales". Por este motivo, apuesta por "una propuesta para reintroducir los servicios médicos en la directiva de servicios".

El informe tiene en cuenta el incremento progresivo de la movilidad entre unos Estados miembros y otros, tanto de los pacientes como de los profesionales, por lo que considera que los Veintisiete deberían atenderlos a todos de forma igualitaria "independientemente de si son pacientes públicos o privados".

No obstante, aunque considera que los pacientes deberían poder elegir entre los cuidados médicos de un país u otro, estima que "no debería impulsarse el turismo médico". Es más, la comisión parlamentaria acordó que "no puede permitirse el crecimiento de la movilidad de los pacientes sin reglas claras sobre la responsabilidad de la prestación de los servicios sanitarios transfronterizos".

Reconoce también la dificultad para informar de este tipo de servicios y propone la creación de "puntos de contacto únicos" para pacientes, profesionales sanitarios e instituciones médicas.

El informe obtuvo un estrecho margen de apoyo en la comisión parlamentaria --salió adelante con 20 votos a favor y 18 en contra--, ya que contó con el voto negativo de los eurodiputados del Partido Socialista Europeo (PSE), que rechazaron la propuesta para incluir los servicios médicos en la directiva de servicios.

REACCIONES

En este sentido, el jefe del grupo parlamentario del PSE, Martín Schulz, pidió a su homólogo del Partido Popular Europeo (PPE) que mantenga la alianza con su grupo, a pesar de que los eurodiputados de su grupo apoyaron el informe de la comisión de Mercado Interior.

El eurodiputado socialista Harlem Désir consideró que "el intento de algunos miembros del PPE para resucitar la descreditada directiva Bolkestein fue vergonzoso", una actitud que, a su juicio, "reveló lo poco que se preocupan por los servicios de sanidad en los países de la UE".

Por su parte, la eurodiputada del PPE Charlotte Cederschiöld señaló que el informe que votó hoy la comisión parlamentaria "muestra la manera de lograr el libre movimiento de pacientes, facilitando el hallazgo del mejor cuidado en toda la UE y no solo domésticamente".

Recordó que "el TUE ya ha confirmado el derecho de buscar cuidados médicos en el extranjero y que se reembolsen como cuidados nacionales" y, aunque apuntó que la oposición de los ministros europeos de Finanzas ha sido "fuerte, al final, la decisión de hoy será el primer paso hacia un mercado interior también para cuidados sanitarios".

Por su parte, la Comisión Europea rehusó hacer comentario alguno sobre la petición de reincluir los servicios sanitarios en la directiva de servicios, tal y como el Ejecutivo comunitario contemplaba en su propuesta legislativa, modificada por Parlamento y Consejo hasta que finalmente excluyó estos servicios.

El portavoz de Sanidad de la Comisión, Philip Tod, se limitó a decir que la institución "expresará su opinión en el debate previo a la votación en el Pleno".

Añadió que el Ejecutivo comunitario "tomó nota" del acuerdo entre la Eurocámara y el Consejo para excluir los servicios sanitarios de la directiva de servicios y apuntó que la Comisión trabaja a iniciativa de estas dos instituciones en una iniciativa especifica sobre los servicios sanitarios "visto el carácter particular de estos servicios y su importancia para los ciudadanos europeos y los Estados miembros".