Ultimo jefe de ETA alega defectos procesales para rebajar su posible condena por la furgoneta de explosivos de Zamora

Carrera Sarobe
INTERIOR - Archivo
Publicado 09/10/2018 16:16:19CET

Fiscalía pide diez años para 'Ata', 18 para Reta de Frutos y otros 9 para Etxeberría Oiarbide, los tres en prisión por otras causas

MADRID, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

Mikel Kabikoitz Carrera Sarobe "Ata", considerado último jefe militar de ETA y el jefe de Logística, Iñaki Reta de Frutos, han alegado defectos procesales para intentar librarse de un nuevo procedimiento que se instruye en la Audiencia Nacional y que, en su recta final antes de la apertura de juicio oral, les implica en una furgoneta de explosivos que fue interceptada en 2010 en Zamora y que tenía como destino Portugal.

El fiscal pedía en su escrito inicial diez años de cárcel para Carrera Sarobe por su implicación en el traslado de aquella furgoneta que contenía armas, explosivos y material para hacerlos detonar, más tres años de prisión por el delito de falsedad documental en el que habría incurrido al alquilar el vehículo con un carné ficticio.

Su defensa ha alegado este martes en una vista en la Audiencia Nacional que 'Ata' ya fue sentenciado por falsedad documental en otro procedimiento relacionado con su pertenencia a ETA y que no se puede, por tanto, pedir más pena por algo ya juzgado. El fiscal ha aceptado renunciar a pedir esta condena, aunque mantiene la solicitud de 10 años por la furgoneta.

'Ata' cumple en Francia dos cadenas perpetuas por su participación en el asesinato de los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero en 2007 en la localidad gala de Capbreton, y por el asesinato en 2010 del gendarme Jean-Serge Nérin, la última víctima mortal de la organización terrorista. No obstante, aún tiene causas pendientes en la Audiencia Nacional.

RECLAMA UN PERMISO ADMINISTRATIVO

En el caso de Reta de Frutos, su alegación ralentizará más el procedimiento, ya que se ha aferrado a un artículo de la Ley de Enjuiciamiento Criminal según el cual, en determinados supuestos se requiere una autorización administrativa para procesar a una persona. Él entiende que se debería haber recabado ese permiso de las autoridades francesas porque está en prisión en aquel país.

El fiscal, sin embargo, sostiene que la legislación española especifica que este requisito se da sólo en caso de diputados y senadores, por lo que no sería aplicable, pero es previsible que Reta de Frutos recurra su negativa al Tribunal Supremo, lo que postergaría aún más la apertura de juicio por esta causa. Pide para él 9 años de cárcel por la tenencia de los explosivos de la furgoneta más otros 9 por integración en ETA, delito del que aún no ha respondido.

De hecho, Reta de Frutos, que ya fue condenado por su relación con Gestoras Pro Amnistía, está encarcelado desde que en 2015 fue detenido en Francia a resultas de una operación contra el aparato logístico de ETA. Habitual en el tablón de los 'terroristas más buscados', en 2008 fue parte del grupo que anunció su intención de regresar a ETA.

LAS HUELLAS DEL MATERIAL INCAUTADO

Hay un tercer implicado en este procedimiento, aunque no ha presentado alegaciones previas a la confirmación del escrito de acusación. Se trata del 'veterano' etarra Jon Etxeberría Oiarbide, que se encuentra en prisión por otra causa distinta y a quien el fiscal relaciona con el material de la furgoneta, que tenía como destino una base de ETA en la localidad lusa de Óbidos, donde en febrero de 2010 se descubrió que almacenaban más de 1.500 kilos de explosivos. Pide por ello para él 9 años de prisión.

La furgoneta en cuestión fue interceptada por la Guardia Civil en enero de 2010 en la localidad zamorana de Bermillo de Sayago (Zamora) en un control rutinario porque su matrícula, francesa, despertó las sospechas de los agentes. El conductor, Garikoitz García Arrieta, se dio a la fuga utilizando el vehículo de los agentes, pero fue después detenido en Portugal y condenado a 37 años de cárcel. También cayó Iratxe Yáñez Ortiz de Barrón, condenada a 22 años, y que conducía un coche lanzadera en el trayecto desde Zamora.

La investigación sitúa a 'Ata' como el responsable de aquella misión y el hombre que habría despedido a los etarras que partieron con ella hacia Portugal. Mientras, las huellas de Reta de Frutos y de Etxeberria Oiarbide aparecieron en el material incautado en el vehículo, donde se trasladaban un cañón de 30 centímetros de diámetro fabricado a partir de una bombona entre un extenso arsenal de armas, explosivos y otros materiales de carácter logístico.