Unidos Podemos y Compromís piden prestar atención al clima de descontento en Europa

Pedro Sánchez comparece en el Congreso para informar de la situación en Cataluña
Oscar del Pozo - Europa Press
Publicado 12/12/2018 13:37:47CET

El PNV cree que la UE tendrá que dar cabida en "nuevos marcos" a las "realidades nacionales" no estatales, como Cataluña o el País Vasco

MADRID, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los portavoces del Grupo Confederal Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea y de Compromís han aprovechado este miércoles su turno en el pleno del Congreso para pedir al Gobierno y a sus colegas europeos que sean conscientes del clima de descontento y de desconfianza en Europa, un clima que en Reino Unido ha llevado al Brexit y en otros países está llevando a movimientos populistas.

En un debate que ha versado principalmente sobre Cataluña, y en menor medida sobre el Brexit, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha mostrado su preocupación por el "contexto preocupante" que se vive en Europa, que puede suponer el "fin de la diferencia europea".

De paso, ha dejado claro que no le gusta el acuerdo para el Brexit, porque "pone los intereses de las multinacionales por delante de las personas". Iglesias le ha puesto a Sánchez el ejemplo del presidente francés, Emmanuel Macron, que ha anunciado medidas sociales para intentar frenar las protestas, para decir que los líderes tienen que seguir el camino que marca la gente.

El coordinador federal de IU, Alberto Garzón, que ha centrado su intervención en las cuestiones europeas, ha mostrado su "alarma" ante el hecho de que Sánchez no haya "profundizado" lo suficiente, a su juicio, en lo que supone el Brexit para Europa.

"Ha visto lo que pasa en Italia. ¿Por qué el Gobierno de España no aprovecha para cuestionar los fundamentos neoliberales de la Unión Europea?", se ha preguntado. Garzón ha recordado como a principios de siglo hubo varias votaciones --en Francia y en Países Bajos-- que expresaban descontento con la construcción europea.

Sánchez, sin embargo, le ha respondido que precisamente su Gobierno tiene una "visión inconformista y transformadora de la construcción europea". El jefe del Ejecutivo reconoce que el Brexit requiere una reflexión y cree que es una oportunidad para la integración europea. Además, ha defendido que no es lo mismo que quiera marcharse de la UE Reino Unido, que siempre ha tenido una relación de "complejidad" con la UE, que si fuese otro país como Italia o España.

En cuanto a Gibraltar, el líder 'morado' ha reconocido "avances" y ha elogiado la "firmeza" del Gobierno, pero ha señalado que aún así su actitud es "insuficiente" a la hora de defender a los ciudadanos de Campo de Gibraltar. Además, ha señalado que le hubiera gustado que "la misma firmeza" que ha mostrado con Gibraltar la hubiera aplicado al defender en la Unión Europea el acuerdo de Presupuestos cerrado con Unidos Podemos.

CABALLAS Y NARANJAS

A su vez, el portavoz de En Marea, Antón Gómez-Reino, ha sumado su advertencia sobre la situación de Europa a una petición al Gobierno para que defienda los intereses del sector pesquero español respecto al Brexit. En concreto, ha reclamado que se mantenga el acceso de la flota a aguas británicas en los términos actuales, con reciprocidad, si Reino Unido pretende vender sus productos a la UE sin aranceles, y que evite la asignación injusta de cuotas. Sánchez le ha asegurado que seguirá muy de cerca la asignación de caballa, una especie que ha preocupado especialmente al diputado.

También ha bajado a lo concreto el portavoz de Compromís, Joan Baldoví, que le ha advertido de que, igual que en Reino Unido los británicos dejaron de confiar en Europa, algo similar puede suceder con los agricultores valencianos. El motivo es, además de la Política Agrícola Común (PAC), el acuerdo comercial de la UE con Sudáfrica que abre la puerta a las naranjas de este país.

Tras dedicar buena parte de su intervención a Cataluña, desde el PNV Aitor Esteban ha opinado que el Brexit deja varias lecciones, "buenas y malas noticias para todos". Para empezar, la constatación de que en el siglo XXI nadie puede sobrevivir fuera de Europa y "la época de los Estados soberanos se ha acabado", pero también la revelación de que el principal escollo para la salida británica ha resultado ser Irlanda del Norte, donde es imposible volver a una frontera cerrada.

PNV: LA UE ACERCA PUEBLOS POR ENCIMA DE LAS FRONTERAS

Eso, ha dicho, demuestra que Europa está "contribuyendo al acercamiento de los pueblos por encima de las insalvables fronteras de los Estados", pero también que "Europa tiene que aceptar la existencia de realidades nacionales" no estatales. "Escocia, Flandes, el País Vasco o Cataluña están llamando a la puerta y la UE tendrá que ir dándoles cabida y voz con nuevos marcos que hasta ahora no se habían previsto", ha alegado.

En un sentido similar se ha pronunciado sobre Gibraltar. Al margen de decirle a Sánchez de que fue su "pomposa declaración" lo que hizo a Theresa May salir a responderle en el Parlamento, ha advertido de que si España considera al Peñón una colonia debe ser consecuente y dialogar con sus habitantes y "escuchar su voz", porque tienen "voz propia" y no se les pueden imponer acuerdos hechos con Londres o Bruselas.

En esa línea, la portavoz de Bildu, Marian Beitialarrangoitia, ha dicho que el Gobierno tiene con Gibraltar el mismo problema que con vascos y catalanes, "que no aceptan su decisión".

EXPLICACIONES POR UN ACUERDO CON RUSIA

Esteban también ha emplazado al Gobierno a explicar el "acuerdo de ciberseguridad" con Rusia mientras este país es acusado por Occidente de instigar la desinformación. "¿Nos desentendemos de nuestros aliados en pleno zafarrancho diplomático?", ha dicho el diputado, que se ha preguntado si la idea ha sido del ministro de Exteriores, Josep Borrell, "el de matara los cuatro indios" y ha llamado a defender la democracia liberal europea frente a los totalitarismos.

Para la portavoz socialista, Adriana Lastra, las declaraciones sobre Gibraltar son "un texto histórico que refuerza la posición de España en futuras negociaciones", y "una victoria diplomática de primer orden" aunque la oposición en España lo cuestione.