La Mesa del Congreso tumba un tercio de las cien preguntas formuladas por ERC sobre la Familia Real

Actualizado 17/01/2012 14:33:28 CET
EUROPA PREES

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Mesa el Congreso ha cribado el centenar de preguntas de ERC sobre las actividades y gastos de la Familia Real y ha 'tumbado' un tercio de ellas por tratar de asuntos ajenos al Gobierno, que es quien está sometido al control de la oposición parlamentaria, o por ser consultas de índole estrictamente jurídica que no permite el reglamento, se informó a Europa Press en fuentes parlamentarias.

El órgano de gobierno de la Cámara baja concluyó este martes el examen de la batería de preguntas parlamentarias registradas a finales de 2011, entre las que se incluía gran parte de las que el diputado Joan Tardà ya presentó en la anterior legislatura y que no pudieron ser tramitadas.

Aplicando el mismo criterio que se ha venido siguiendo hasta ahora, ya fuera con mayoría del PP o del PSOE, la Mesa del Congreso ha dejado pasar unas sesenta preguntas que, a su entender, versan sobre asuntos que son competencia del Gobierno.

Pero otra treintena larga de preguntas ha sido inadmitida al entenderse que se trata de asuntos ajenos al Gobierno, bien sea porque competen exclusivamente a la Casa del Rey, o bien porque son asuntos personales relativos a los miembros de la Familia Real. Entre las preguntas rechazadas figuran también algunas consultas estrictamente jurídicas sobre la aplicación de alguna que otra norma, algo que el Reglamento no permite.

"LA PRUEBA DEL ALGODÓN"

Esquerra optó por registrar un paquete de preguntas muy similar al de la anterior legislatura a raíz de que la Casa del Rey hiciera público, por primera vez, cómo reparte la asignación que recibe cada año con cargo a los Presupuestos Generales del Estado.

"Es la prueba del algodón. En años anteriores nos consideraban 'frikis', pero ahora resulta que no lo éramos tanto", comentó en su momento Tardà cuando Zarzuela anunció que darían a conocer parte de sus cuentas como siempre había pedido ERC.

Esquerra también incluyó preguntas relacionadas con el duque de Palma, Iñaki Urdangarín. Por ejemplo, quiere que el Gobierno aclare si la investigación sobre el Instituto Noós obliga a tomar medidas para el control y la fiscalización de la actividad de la Monarquía, si se hubiera podido prevenir con más transparencia en sus cuentas, si se puede poner en duda su condición hereditaria, y si habría que informar lo antes posible en el Congreso sobre este presunto caso de corrupción.

Asimismo, los republicanos se interesaron por las asignaciones que perciben los miembros de la Familia Real, qué tipo de declaración de renta hacen, qué donaciones han recibido, el gasto que suponen sus viajes oficiales y privados, el número de funcionarios adscritos a la institución, el número de residencias de las que disponen y si pagan por los servicios sanitarios y medicamentos que toman, entre otras cuestiones.

La Mesa del Congreso comunicará a los diputados interpelantes la relación detallada de las preguntas que han pasado el filtro y de las que se han visto rechazadas, y a partir de ahí será la formación republicana quien decida si recurre, como hizo hace unos años llegando incluso al Tribunal de Estraburgo, donde el tema está pendiente de sentencia.

LA FAMILIA DEL REY, EN UN LIMBO

Mientras tanto, el grupo parlamentario de la Izquierda Plural (IU, ICV-EUiA, CHA) ha registrado una proposición no de ley instando a definir el Estatuto jurídico y fuero de los miembros de la Casa de S.M el Rey, de la Familia Real y de la familia del monarca con fin de dotar de una mayor precisión y transparencia el patrimonio y actividades de la familia del Jefe del Estado.

Estos partidos consideran que el llamado 'caso Urdangarin' ha puesto en evidencia el "limbo jurídico" que afecta a la Casa Real pues la Corona carece de ley que establezca y desarrolle, como ocurre con las demás Instituciones del Estado, el estatuto jurídico, el fuero, las funciones y las incompatibilidades respectivas.

Tampoco existe la necesaria regulación para dotar de transparencia a las partidas que el Rey recibe de los Presupuestos Generales del Estado para el sostenimiento de la Familia y de la Casa Real, y han sido los mencionados acontecimientos los que han motivado recientemente una mayor información.