Urkullu cree que la campaña electoral catalana va a estar "condicionada" y lamenta que se "judicialice" la vida política

376108.1.644.368.20171204114315
Vídeo de la noticia
Actualizado 04/12/2017 11:43:16 CET

BILBAO, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha considerado que la próxima campaña electoral catalana va a estar "muy condicionada" por "muchas circunstancias" fruto del "recorrido de años atrás" y "los procesos judiciales" que se viven y ha advertido de que "lo peor en el ámbito de la política es su permanente judicialización".

Urkullu ha realizado esta reflexión en Bilbao, donde ha pronunciado la conferencia '40 años de autogobierno vasco. Una mirada hacia el futuro', dentro del ciclo organizado con ocasión del 40 Aniversario del diario Deia.

En el debate posterior, el presidente vasco ha sido cuestionado por la situación en Cataluña y la decisión del Tribunal Supremo de mantener la prisión preventiva del exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, del exconsejero de Interior Joaquim Forn y de los líderes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.

Urkullu, que ha reconocido que hablar sobre lo pasado en los últimos meses en Cataluña es "costoso", ha advertido de que no se hubiera llegado a la actual situación si en los días 6 y 7 de septiembre los plenos del Parlamento catalán se hubieran "gestionado de otra manera".

Asimismo, ha considerado que tampoco se hubiera llegado a la actual situación si desde el "pecado original que tiene el PP" tras recoger firmas contra el Estatut, todo ello no se hubiera derivado al Tribunal Constitucional.

"Esto nos hace pensar que la campaña electoral va a estar muy condicionada por todas estas circunstancias...", ha afirmado, para añadir que quizá no hubiera sido así si el 26 de octubre también se hubiera disuelto el parlamento catalán.

De este modo, ha recalcado que "lo peor en el ámbito de la política es su judicialización". "Si entendemos que la política tiene que ser una vía para ofrecer solución a los problemas de la ciudadanía lo peor que podemos hacer es la permanente judicialización de la vida política, incluso transgrediendo la voluntad de diálogo que se pueda plantear por parte de quienes piensen de manera diferente", ha zanjado.