El Ayuntamiento de Pamplona presenta un plan para promover entre 250 y 300 viviendas nuevas de alquiler social

Joseba Asiron y Joxe Abaurrea
Europa Press
Publicado 13/12/2018 13:54:48CET

Es un plan concebido a tres años (2019-21) y localiza las promociones en Txantrea, San Jorge, Milagrosa, Echavacoiz y Casco Viejo

PAMPLONA, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Pamplona, dentro de su política de vivienda, ha presentado este jueves un plan para promover la construcción de entre 246 y 296 viviendas destinadas al alquiler social que se elevarían en 8 parcelas propiedad, total o parcialmente, del Ayuntamiento.

Los barrios elegidos para la aplicación de este plan de vivienda, que complementa la política de rehabilitación de vivienda para emergencia habitacional (102 pisos ya entregados y 22 más en proceso) y las ayudas a familias (0,66 millones en 2018), son San Jorge (3 parcelas, de 92 a 110 viviendas); Milagrosa (dos parcelas, de 50 a 60 viviendas); Txantrea (una parcela, de 75 a 90 viviendas); Echavacoiz (una parcela, de 21 a 26 viviendas) y Casco Viejo (una parcela, de 8 a 10 viviendas).

El plan, según ha explicado el alcalde, Joseba Asiron, está concebido a tres años de forma que ya en 2019 salgan al mercado dos parcelas en San Jorge y Echavacoiz (entre 53 y 66 viviendas), mientras a lo largo de 2020 y 2021 saldrían las otras seis.

Según el primer edil, la previsión es que los primeros pisos los promueva el Gobierno de Navarra a través de Nasuvinsa y pudieran empezar a construirse en 2020 para estar a disposición de la ciudadanía a principios de 2021. "La puesta en marcha de este plan implica que el Ayuntamiento de Navarra, nueve años después, retomará el programa de vivienda social de alquiler ya que la última parcela municipal para este fin salió a mercado en noviembre de 2010", ha indicado.

A falta de los proyectos de ejecución concretos, la previsión es que la mayoría de las viviendas tengan de 65 a 70 m2 con una distribución de salón, cocina, baño y dos habitaciones. En algunas parcelas también podrían ofertarse viviendas de hasta 90 m2 (tres habitaciones y dos baños) para favorecer el alquiler social de familias más numerosas.

Los pisos, que se enmarcarán todos en la categoría de vivienda protegida en régimen de alquiler, estarán destinados en el momento que se construyan a personas inscritas en las listas correspondientes, que cumplan los requisitos de renta establecidos en la legislación foral y que vayan a destinar el inmueble a residencia habitual.

Como principio, ha detallado el alcalde, estos alquileres tendrán que tener un precio inferior al de la vivienda libre pero, además y en casos determinados ya reglados por la ley, el inquilino podría percibir ayudas para hacer frente al pago de los vencimientos mensuales en función de sus ingresos.

Joseba Asiron y el concejal delegado de Ciudad Habitable y Vivienda, Joxe Abaurrea, han presentado las líneas generales de la iniciativa y los diversos sistemas que se van a usar para el aprovechamiento de ese suelo público. En su intervención el alcalde se ha mostrado satisfecho por la presentación de este plan que "complementa los esfuerzos que este Ayuntamiento para paliar uno de los mayores problemas sociales que, por desgracia, hemos heredado: el acceso a la vivienda".

SAN JORGE Y ECHAVACOIZ

Las parcelas de propiedad municipal que saldrán a mercado el próximo año para promover, en exclusiva, vivienda social en régimen de alquiler serán, en San Jorge, la de la plaza Juana García Orcoyen (VI/ZNO-2), y en Echavacoiz Norte (XX/S1) una parcela ubicada en el entorno de la rotonda de intersección de la avenida de Pamplona y la calle Remiro de Goñi.

En ambos casos lo previsto es que el Ayuntamiento venda los terrenos a Nasuvinsa, sociedad instrumental de Gobierno de Navarra, y a su vez la sociedad pública promueva en San Jorge la construcción de un edificio de viviendas de alquiler social de planta baja más seis alturas (de 32 a 40 viviendas, con una superficie útil del edificio de 3.616 m2). Por ese mismo sistema en Echavacoiz Norte se elevaría un edificio con planta baja-comercial, seis alturas y ático (superficie residencial útil de 2.490 m2) que albergaría entre 21 y 26 viviendas.

Si se cumplen las previsiones, las primeras viviendas podrían estar disponibles para ser solicitadas en el primer semestre de 2021. A partir de ahí la promoción del resto de parcelas que recoge el plan presentado hoy (dos en San Jorge, dos en Milagrosa, una en Txantrea y otra en Casco Viejo) se planteará escalonadamente entre los años 2020 y 2021. El orden de asignación por barrios se determinará según las necesidades y demandas de cada, ha detallado el Consistorio.

LAS SIGUIENTES INTERVENCIONES

Las seis parcelas previstas para el bienio 2020-2021 suman en total más de 22.210 m2 de superficie residencial. Esa superficie se distribuiría en una horquilla de 193 a 230 viviendas de alquiler social.

Las parcelas de San Jorge serían las de las antiguas casas de Gridillas (ZNO-2) en un edificio de planta baja + 4 alturas (de 24 a 30 viviendas, con una superficie residencial total de 2.716 m2) y una situada junto a la avenida de San Jorge en las proximidades del Centro de Salud donde de elevarían de 36 a 40 viviendas (baja + 6 alturas + ático; 3.941 m2 de superficie residencial).

En Milagrosa, la primera parcela municipal se ubica en Arrosadía (SO-1) y podría albergar entre 40 y 45 viviendas en un edificio con planta baja-comercial + 7 alturas y ático y 4.876 m2 de superficie residencial. La segunda parcela para ese barrio sería la situada en la zona de Sadar, en la unidad integrada ZN-10, en la que se podría elevar un edificio de planta baja-comercial + 5 alturas, con 1.147 m2 de superficie residencial que albergaría de 10 a 15 viviendas.

En Txantrea Sur, en terrenos próximos al límite con el futuro parque, lo previsto es trabajar con una parcela (S-I), en la que se podría construir de 75 a 90 viviendas en un edificio de 8.510 m2 de superficie útil en planta baja-comercial + 4 alturas y ático.

Finalmente en Casco Viejo se podrán elevar de 8 a 10 viviendas en la parcela de propiedad municipal de Santo Andía (UE-10) en la que se alzaría un edificio de baja +4 alturas, con una superficie residencial total de 1.200 m2.

EL AYUNTAMIENTO COMO PROPIETARIO O PROMOTOR

Dentro de la política de suelo público del Ayuntamiento de Pamplona, el Consistorio, en contacto con Gobierno de Navarra, ha previsto tres vías de trabajo en este plan trienal. De forma prioritaria el Consistorio tratará de llegar a acuerdos con la sociedad instrumental del Gobierno de Navarra, Navarra de Suelo y Vivienda (Nasuvinsa) para vender a esa entidad las parcelas a precio convenido, de forma que esa sociedad pública se constituya en promotora, siempre de vivienda de esa tipología. Esa negociación comenzó ya el pasado mes de noviembre, según han expuesto.

En orden de prelación, la segunda forma de gestión sería la promoción directa de viviendas de alquiler social por parte del Ayuntamiento de Pamplona en sus parcelas, poniendo en marcha los proyectos correspondientes previsiblemente, a través de PCH. Este podría ser el caso de la parcela de Santo Andía en Casco Viejo.

Finalmente, y como posible tercera vía, el Consistorio "se podrá plantear vender las parcelas, mediante concurso, a promotoras privadas, aunque siempre condicionada a la construcción de viviendas de alquiler social".

Este tipo de viviendas deben cumplir una serie de requisitos legales sobre superficie, diseño, habitabilidad, destino, uso, calidad y precio de renta máximo. Actualmente solo se pueden destinar al alquiler social las viviendas calificadas como VPO (Viviendas de Protección Oficial).