Publicado 16/03/2022 11:39

El Centro de Estudios, Investigación y Medicina del Deporte inicia un programa de prevención de la muerte súbita

Diego Reyero, director del CEIMD, y Miguel Pozueta, director gerente del Instituto Navarro del Deporte
Diego Reyero, director del CEIMD, y Miguel Pozueta, director gerente del Instituto Navarro del Deporte - GOBIERNO DE NAVARRA

PAMPLONA, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Centro de Estudios, Investigación y Medicina del Deporte (CEIMD) ha presentado su nuevo programa de prevención de la muerte súbita del deportista, a través de la realización de reconocimientos médicos que pretenden detectar aquellas patologías que aumentan el riesgo de padecerla.

El programa, iniciado recientemente, ha conseguido detectar en sus primeros días una alteración electrocardiográfica y una cardiopatía congénita de dos deportistas de 15 años. "Esto ha sido positivo para ambos jóvenes, ya que se trata de alteraciones desconocidas que no se habrían diagnosticado y que pueden conllevar un riesgo vital", ha destacado en un comunicado el Gobierno de Navarra.

La presentación de este programa ha corrido a cargo de Miguel Pozueta, director gerente del Instituto Navarro del Deporte (IND) y de Diego Reyero, director del CEIMD.

A través de las diferentes pruebas médicas, el programa de prevención busca alteraciones que impliquen una derivación y seguimiento al especialista, o en casos más graves, determinar la recomendación de no realizar deporte de alto nivel. El objetivo último de este programa es el de "salvar vidas".

Para llevarlo adelante, desde el IND, Pozueta ha hecho un llamamiento a las federaciones deportivas para "ir consiguiendo que los deportistas se conciencien de la importancia de realizar al menos un reconocimiento médico en su carrera deportiva".

El centro espera alcanzar la cifra de unos 400 deportistas de entre 14 y 18 años que se sometan a estas pruebas a lo largo del primer año de programa. Se desarrolla en las instalaciones del CEIMD con la participación del personal del centro y una especialista en cardiología. A través de la historia clínica del deportista y realizando un electrocardiograma y un ecocardiograma se pretende detectar tanto canalopatías, que son alteraciones eléctricas del corazón, como alteraciones estructurales del mismo.

La muerte súbita cardiaca se define como aquella parada cardiaca repentina e inesperada y que frecuentemente ocurre en una persona joven o que previamente estaba en aparente buen estado de salud, y que origina unos 200 fallecimientos cada año en Navarra. En menores de 35-40 años las causas suelen ser hereditarias, es decir, enfermedades cardiacas genéticas o familiares, que afectan típicamente a los deportistas.

ACTIVIDAD FÍSICA COMO BENEFICIO PARA LA SALUD

El Instituto Navarro del Deporte, de la mano del CEIMD y la Fundación Miguel Induráin, ha puesto en marcha este proyecto para "salvar vidas, no sólo a través de la prevención de la muerte súbita del deportista, sino reforzando lo trabajado durante años en el centro con un programa del fomento de la actividad física beneficiosa para la salud".

En mayores de 35-40 años, la causa más frecuente de muerte súbita es la arteriosclerosis coronaria y el infarto de miocardio. La arteriosclerosis, proceso relacionado con la edad y más frecuente en el sexo masculino, tiene un componente genético, pero "también está influida por numerosos factores denominados, factores de riesgo cardiovascular" como el sedentarismo y la obesidad.

El programa de actividad física tiene dos vertientes. Una, la infanto-juvenil en la que se trabaja sobre todo a nivel de comunidad escolar y otra, la del adulto, que engloba diferentes programas de envejecimiento activo, patologías crónicas, rehabilitación cardiaca, discapacidad y otras que se irán incorporando.

"Los beneficios de la actividad física como herramienta para combatir el sedentarismo y la obesidad están muy demostrados y hay mucha evidencia científica al respecto", ha comentado Reyero. Y ha añadido que "el reto marcado está en conseguir aumentar el número de navarras y navarros que realizan el mínimo de actividad recomendado y buscar los puntos de mejora".

Según el estudio MUGI realizado por la UPNA, sólo el 40,4% de los escolares navarros de entre 8 y 16 años realiza al menos sesenta minutos al día de actividad física de intensidad moderada o vigorosa, tal y como recomienda la Organización Mundial de la Salud.

Según el director del CEIMD, estos programas "necesitan un sistema coordinado donde debemos ir de la mano diferentes departamentos, instituciones públicas y privadas, los medios de comunicación, deportistas de élite y todas aquellas estructuras y personas que puedan aportar y sumar".

ACTIVIDAD EN EL CEIMD

El Centro de Estudios, Investigación y Medicina del Deporte ha incorporado este año a nuevos equipos como el Fundación Osasuna Femenino o al CBS Toros de béisbol. A través del contacto entre el CEIMD y los preparadores físicos, se realizan test iniciales que llevan a una prescripción de tipos y cargas de entrenamientos a partir de los mismos.

El seguimiento posterior por medio del 'cuaderno de entrenamiento' y la realización de nuevos test para objetivar las mejorías o el empeoramiento, permiten realizar las modificaciones oportunas en el trabajo de los y las deportistas.

Además, la Unidad Técnica de Formación del CEIMD, junto con la Escuela Navarra del Deporte, sigue con la planificación, organización y coordinación de los cursos de formación deportiva. De esta manera, se ha reactivado la formación continuada enfocada a todo el ámbito deportivo (técnicos/as, deportistas, árbitros/as, monitores/as...), incluyendo a las personas federadas en general.

Los días 1 y 15 de marzo se han celebrado dos Jornadas de Primeros Auxilios en montaña "que han tenido una gran acogida", según han indicado sus responsables, y se organizarán cursos de Soporte Vital Básico y uso del desfibrilador para cubrir la demanda que pueda implicar la nueva Ley Foral sobre Acceso y Ejercicio de las profesiones del deporte en Navarra.

Desde el CEIMD han finalizado la presentación con un llamamiento en el que han señalado que "una comunidad activa es una comunidad más sana, con menos enfermedades, una comunidad que consume menos medicamentos, una comunidad con una mejor calidad de vida física y psíquica y una comunidad más longeva".