Irache considera positiva la iniciativa de la Comisión Europea para "alargar la vida de los productos"

Publicado 06/10/2019 13:15:16CET
Electrodomésticos, lavadoras
Electrodomésticos, lavadoras - EUROPA PRESS - Archivo

PAMPLONA, 6 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de Consumidores de Navarra Irache considera positiva la iniciativa anunciada por la Comisión Europea para "alargar la vida de los productos".

Según ha explicado en una nota, "desde Bruselas van a adoptar nuevas normas para que tengan una mayor vida útil y sea más sencilla su reparación o su reciclaje". Así, por ejemplo, ha indicado que "las piezas de recambio de las neveras deberán estar disponibles al menos siete años después de la compra" y, en el caso de lavadoras y lavavajillas, "este periodo será de diez años". Estas propuestas entrarán en vigor en 2021.

Irache lo ha considerado "un paso adelante conseguir que los aparatos duren más tiempo" ya que, "por un lado, se reduce el impacto ambiental por el desecho de productos o piezas y, por otro, el consumidor reduce su gasto en la compra de un nuevo producto".

La asociación ha incidido en la necesidad de "luchar contra la obsolescencia programada" y ha señalado que "en los últimos años, se ha podido observar una involución en la vida útil de muchos productos, especialmente electrodomésticos o productos electrónicos". Además, ha indicado que "se restringe más la reparabilidad de los productos" de forma que "cada vez es más habitual que solo sean capaces de arreglar un producto defectuoso o con avería los comercios o servicios técnicos del propio vendedor".

Por ello, Irache ha considerado que "se deben ofrecer más garantías a los consumidores sobre la durabilidad de los productos y su reparación en caso de problemas".

La asociación ha explicado que el Real Decreto 110/2015 sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos establece que los productores deberán diseñar y producir sus aparatos de forma "que se prolongue en lo posible su vida útil, facilitando su reutilización, desmontaje y reparación". "Esta declaración de intenciones debe plasmarse en medidas concretas", ha remarcado.

Asimismo, ha recordado que en España la normativa sobre consumidores señala que los aparatos de naturaleza duradera deberán contar con un "adecuado servicio técnico y existencia de repuestos durante, al menos, cinco años". Por su parte, el Real Decreto sobre Reparación de Uso Doméstico establece siete años -cinco si el precio no superó los 60 euros- para tener piezas de repuesto desde el cese de fabricación del modelo.

En cualquier caso, Irache ha opinado que las propuestas normativas en este ámbito "deben tener en cuenta varios aspectos". Así, por un lado, entiende que "a la hora de comercializar el producto se debería informar expresamente al consumidor sobre su vida útil".

Por otro lado, ha considerado que "debería ampliarse la garantía a esta vida útil". "Solo en el caso de que la avería provenga de un mal uso del producto, el consumidor debería pagar la reparación", ha indicado. En tercer lugar, ha pedido la ampliación de la posibilidad de reparación de un producto de forma que "los comercios del sector, aunque no sean los vendedores de un producto, tengan la capacidad de repararlo".

Contador