Publicado 25/08/2020 18:19:40 +02:00CET

Navarra adaptará los quitamiedos de 23 carreteras con una inversión de 400.000 euros

PAMPLONA, 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Departamento de Cohesión Territorial del Gobierno de Navarra invertirá hasta 400.000 euros en la adaptación de los sistemas metálicos de contención de vehículos en 23 carreteras navarras, los conocidos comúnmente como quitamiedos.

La empresa Vallas Castiñeiras S.L.L. ha resultado adjudicataria del contrato y las reparaciones deberán estar finalizadas en un plazo de cuatro meses. Cohesión Territorial continúa así renovando las barreras de contención de la Red de Carreteras de la Comunidad foral y mediante esta adjudicación se adaptarán los sistemas de un total de 317 kilómetros, según ha informado el Gobierno foral en una nota.

Las obras se llevarán a cabo de forma parcial o íntegra en las siguientes carreteras navarras: NA-6540 Lodosa-Alcanadre; NA-4230 Lizaso-Arraitz-Orkin; NA-7010 Astráin-Irurtzun; NA-6340 Allo-Ancín; NA-5301 Olite-Beire; NA-5331 Pitillas-Beire; NA-5332 Pitillas-Murillo El Cuende; NA-7110 Etxauri-Orendain; NA-1720 Aoiz-Auritz/Burguete; NA-1300 Irurtzun-Límite con Guipúzcoa; NA-7320 Lorca-Abárzuza; NA-6310 Torres del Río-Lazagurría-Mendavia; NA-6030 Mendigorría-Tafalla; NA-5010 Olóriz; NA-5300 San Martín de Unx-Olite; NA-6100 Carrascal-Marcilla (II); NA-6210, de NA-115 a NA-122 por Falces; NA-5410 Sangüesa-Yesa; NA-7100 Puerto de Lizarraga-Arbizu; NA-6830 Vía Romana (Cascante); NA-6140 Tafalla-Miranda de Arga; NA-2040 Nagore-Garralda; y NA1310 Bera-Francia (Ibardin).

Los trabajos consisten en adaptar los extremos de estos elementos de contención de manera que los bordes no presenten aristas agresivas frente a colisiones longitudinales en vehículos en trayectoria de salida de la calzada que pudieran penetrar en el habitáculo de los automóviles.

El proyecto va a incidir sobre los elementos preexistentes modificando sus extremos para evitar los riesgos descritos. No está prevista la colocación de tramos de doble onda, salvo en el caso de que la fracción central se sitúe a un nivel significativamente bajo respecto al rasante de la carretera.

Además, se van a reponer las bandas dañadas por la acción del tráfico que requieran ser adaptadas en sus extremos. Siempre que sea posible, los extremos se empotrarán en el terreno o muro. Cuando no lo sea se actuará mediante abatimientos en el terreno.